sofocos y sudores

252xNxflashes.jpg.pagespeed.ic_.0Ay5hHEnrw437762-Cartoon-Man-Sweating-And-Staring-At-A-Hot-Thermometer-Poster-Art-Print

Esta página le informa sobre los sofocos y sudores causados por un descenso de la cantidad de hormonas sexuales en su cuerpo. Tanto los hombres como las mujeres pueden tener sofocos debido a cáncer o tratamiento del cáncer.

Sofocos

Los sofocos pueden ser muy problemáticos. Se trata de uno de los síntomas más comunes que las mujeres tienen cuando pasan por la menopausia. Alrededor de 3 de cada 4 mujeres que pasan por la menopausia (75%) tendrá sofocos. Pero los sofocos también pueden ocurrir en las mujeres y los hombres a causa de un tratamiento para el cáncer. que afectan a su día a día y por lo que es difícil conciliar el sueño. Como resultado, los sofocos pueden tener un gran impacto en su calidad de vida.

Los sofocos son una sensación repentina de calor que comienza en la cara y en el pecho y luego se extiende en el resto del cuerpo. Le pueden ocurrir en cualquier momento durante el día o la noche. Su gravedad varía de una persona a otra.

Los sofocos son a menudo una combinación de síntomas que incluyen

  • Enrojecimiento de la piel
  • Sudoración, que puede ser ligero o pesado
  • aceleración del corazón (palpitaciones)
  • Sentirse ansioso, irritable o pánico

Los sofocos pueden durar entre 2 a 30 minutos. Algunas personas tienen unos pocos cada mes, mientras que otros los tienen cada hora. Pero para la mayoría de la gente que está en algún lugar en el medio. Los sofocos suelen llevar durante unos meses, pero para algunas personas que pueden durar años.

sofocos y sudores en mujeres

Los sofocos afectan fundamentalmente a la mujer perimenopáusica, es decir, puede sufrirlos una mujer que todavía tiene la menstruación. Y, por supuesto, puede tener sofocos una mujer que está ya en la postmenopausia, tanto natural como quirúrgica o sometida a otros procesos, como la quimioterapia.

Sabemos por la investigación que alrededor de 7 de cada 10 mujeres (70%) que han tenido el tratamiento del cáncer de mama tienen sofocos. Son propensos a ocurrir con más frecuencia y ser más graves que en las mujeres que tienen una menopausia natural. Se producen debido a tratamientos contra el cáncer de mama que pueden reducir la producción de hormonas sexuales.

La investigación sugiere que son más propensos a tener sofocos como efecto secundario cuando se toma tamoxifeno como tratamiento del cáncer de mama. El tamoxifeno es un tipo de terapia hormonal. El número de sofocos que tiene y su gravedad es casi lo mismo con el tamoxifeno en comparación con las mujeres que pasan por una menopausia natural.

Si usted está cerca de la edad en la que comenzaría de forma natural la menopausia, cuando se someta a quimioterapia, será mas propensa a entrar en la menopausia y tener síntomas más severos.

sofocos y sudores en los hombres

Los hombres que tienen un tratamiento para el cáncer de próstata pueden tener sofocos. Algunos hombres pueden tenerlos durante años. Sabemos por la investigación que más de 7 de cada 10 hombres (70%) que tienen ciertos medicamentos para la terapia hormonal, tales como goserelina, tendrán los sofocos. Otro tipo de terapia hormonal llamada terapia antiandrógeno, como por ejemplo bicalutamida, es menos probable que cause sofocos, pero puede hacerlo para algunos hombres. 

Algunos hombres tienen sus testículos removidos como un tratamiento para el cáncer de próstata. Este tratamiento no se utiliza muy a menudo en estos días. Aproximadamente la mitad de los hombres que tienen este tratamiento (orquiectomía) tienen sofocos.

Para algunas personas los sofocos duran tanto como las que están teniendo tratamiento, aunque tienden a ocurrir con menos frecuencia con el tiempo.

Causa de los sofocos

Los bochornos con frecuencia se producen por los cambios hormonales de la menopausia, pero también influyen en ellos el estilo de vida y los medicamentos. La disminución de la cantidad de estrógeno tiene un efecto directo en el hipotálamo, la parte del cerebro responsable de controlar el apetito, los ciclos de sueño, las hormonas sexuales y la temperatura corporal. De alguna manera (no se sabe cómo), la disminución de estrógeno confunde al hipotálamo (que en ocasiones se denomina “termostato” del cuerpo) y hace que arroje una señal “muy caliente”.

El cerebro responde ante esta señal transmitiéndole una alerta máxima al corazón, los vasos sanguíneos y el sistema nervioso: “¡Deshazte del calor!” El mensaje se trasmite mediante el mensajero químico del sistema nervioso, la epinefrina, y los compuestos relacionados: norepinefrina, prostaglandina, serotonina. El mensaje se entrega instantáneamente. El corazón bombea más rápidamente, los vasos sanguíneos de la piel se dilatan para hacer circular más sangre e irradiar el calor, y las glándulas sudoríparas liberan sudor para enfriarte aún más.

Este mecanismo de liberación del calor es la manera en que el cuerpo evita que te recalientes en verano, pero cuando el proceso se genera por una disminución de estrógeno, la respuesta confusa del cerebro puede ponerte muy incómoda. La temperatura de la piel de algunas mujeres puede aumentar seis grados centígrados durante un bochorno. El cuerpo se enfría cuando no debería y sientes un desastre: te empapas en medio de una reunión de directorio o en medio de una buena noche de sueño.

  • Consejos para sobrevivir a los bochornos

    • Vístete en capas, para que puedas quitarte una capa después de otra a medida que sube la temperatura.
    • No utilices lana ni telas sintéticas y sé cautelosa con la seda. Lo que resta entonces es algodón, lino, rayón, y más algodón. (Mira el lado positivo: ahorrarás en facturas de tintorería, y podrás dejar de preocuparte por las polillas).
    • Evita los cuellos altos. Usa siempre camisetas con cuello abierto.
    • Mantén agua fría a mano para que puedas beber sorbos y refrescarte por dentro.
    • Cuando sea posible, reduce la temperatura en el termostato. Quizás es momento de conseguir un sistema decente de aire acondicionado o un ventilador de techo. O quizás prefieras uno de esos pequeños ventiladores manuales a pilas o un abanico plegable para agitar frente al rostro. Puedes encontrar abanicos perfectamente adecuados por aproximadamente un dólar.
    • Utiliza pijamas o camisón de algodón. Si sudas mucho en la noche, la ropa de dormir es más fácil de cambiar que las sábanas.
    • Utiliza solo sábanas de algodón, no sintéticas.
    • Consigue una cama más amplia si tú y tu pareja se encuentran en planetas de distinto calor, pero de todas formas desean estar en órbitas cercanas.
    • Toma una ducha fría antes de ir a la cama..
    • Llega temprano a las reuniones para que puedas conseguir el asiento más fresco.
    • Utiliza tu congelador siempre que lo necesites. Muchas mujeres contaron que abrían el congelador en el hogar (o en el supermercado) e introducían la cabeza cuando tenían un bochorno.

Si usted está tomando tamoxifeno, trate de tomar la mitad de su dosis por la mañana y la mitad de la noche. Siempre hable con su médico antes de cambiar la dosis de un medicamento con receta.

  • Cambios de estilo de vida para aliviar bochornos

  • ejercicio

    Aumento de la actividad (por ejemplo, utilizar las escaleras en lugar del elevador) puede reducir los bochornos y tener un impacto positivo en prácticamente todos los factores que se atribuyen a la menopausia y el envejecimiento:

    • insomnio
    • cambios de estado de ánimo
    • deterioro de la percepción personal
    • pérdida del deseo sexual
    • fatiga
    • niveles elevados de colesterol
    • salud cardíaca, ósea y muscular

    El ejercicio incluso aumenta las cantidades de endorfina, con lo que eleva la capacidad para soportar el dolor.

    Relajación y reducción de estrés

    No es raro tener problemas para manejar el estrés, en especial si recibiste tratamiento para el cáncer de mama. Es posible que una de las siguientes técnicas te ayude a minimizar los efectos devastadores del estrés en el cuerpo:

    • ejercicios de relajación
    • ejercicios de respiración
    • meditación
    • visualización
    • masajes
    • hipnosis
    • yoga
    • técnicas de biorretroalimentación

    Cómo cambiar la dieta

    Con el tiempo, una dieta de bajo contenido de grasas ayuda a algunas mujeres con los bochornos. La pérdida del exceso de peso ayuda, pero perder demasiado peso o estar demasiado delgada puede empeorar los síntomas. A medida que pienses en otros cambios en la alimentación, ten en cuenta que natural no implica inofensivo. Los remedios a base de hierbas y los preparados de soja pueden funcionar debido a los estrógenos de las plantas (fitoestrógenos), pero no puedes suponer que solo por el hecho de que un estrógeno provenga de una planta es un remedio seguro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s