Las Doncellas Escuderas

MITOLOGÍA NÓRDICA

Guerreras Nórdicas

La historia de la princesa guerrera Alfhilda, hija de Siward, rey de Gotland, región histórica al sur de Suecia, y de su prometido Alf, el príncipe de los daneses, es conocida gracias a la Gesta Danorum, también llamada Historia Danesa, un texto del s.XII atribuido al historiador Saxo Gramático, quien lo escribió por encargo personal del rey Valdemar I el Grande (gobernó en 1157-1182).

La Gesta Danorum, en cuyas páginas los personajes reales coexisten con los seres míticos y la historia es prácticamente inseparable de la fantasía, es considerada actualmente como la fuente más completa y detallada sobre la mitología nórdica y la historia temprana tanto de Dinamarca como de los países vecinos.

Otras fuentes escandinavas contienen leyendas sobre Freydis Eriksdóttir, hija del famoso vikingo Erik el Rojo, que participó en la famosa expedición a Vinland, en la costa oriental de Norteamérica; sobre Hetha, la capitana vikinga que a la cabeza de otras 300 skjaldmo luchó valerosamente en la legendaria batalla de Brávellir entre los reyes de Suecia y Dinamarca; sobre Rusla conocida como la Doncella Roja y su lugarteniente Stikla, quienes realizaron varias incursiones a Islandia e intentaron dominar Dinamarca y sobre muchas otras mujeres valientes y belicosas.

La ley del Karma.

Este cuento jataka proviene de la tradición mahayana y es una leyenda que demuestra la ley del Karma. Nuestras acciones tienen consecuencias. Si obramos mal, de una forma egoísta, cosecharemos consecuencias dolorosas. Pero si actuamos para el beneficio de los demás, la felicidad nos seguirá.

Un rico joyero invitó a un monje a viajar con él. Durante el viaje, el monje, cuyo nombre era Narada, le habló del karma, que es la ley de causa y efecto. —La gente crea sus propios destinos a través de sus acciones— le dijo Narada. Buenas acciones generan de un modo natural buena fortuna, mientras que quienes cometen maldades acaban pagando por ellas tarde o temprano.—A veces la gente más inteligente no alcanza a reconocer las verdades más básicas de la vida.

Nos convertimos en lo que hacemos. Actos malvados crean malas personalidades y vidas desafortunadas. Todas las cosas que has pensado, dicho y hecho crean la clase de persona que eres ahora, y también contienes las semillas de lo que serás en el futuro. Esta es la ley de causa y efecto, la ley del karma.