Mejora tu relación con los hombres

Las aventuras extramatrimoniales, tanto en hombres como en mujeres, están a la orden el día. Con frecuencia las parejas no ponen fin a su relación, pero tienen aventuras extramatrimoniales. Según muestran los estudios, no buscan el ‘acto sexual’, sino la intimidad con alguien que los ‘escuche’, los ‘comprenda’ y ‘hable’ con ellos. Si las parejas aprendieran a comunicarse mejor, poniendo en práctica las Reglas Genéricas de Comunicación -lo que debemos y lo que no debemos hacer para comunicarnos con el género opuesto- no tendrían necesidad de buscar a otra persona.

Uno de cada dos matrimonios termina en divorcio. Numerosos estudios han demostrado que la tasa de divorcios es tan alta porque en general la gente está más dispuesta a terminar una relación que a llegar a la raíz de los problemas a través de una comunicación ‘honesta y franca’. Uno de los mayores miedos actuales es el temor a la comunicación íntima.

La Piedra Filosofal

Hans Christian Andersen

En la tierra de Indias Orientales había un árbol magnífico, el árbol del Sol, cuya copa abarcaba un radio de varias millas. En su centro se levantaba un palacio de cristal, desde cuyas ventanas se veían todos los países del mundo y allí moraba el más sabio de todos los hombres.

En la cámara secreta del palacio se guardaba el más precioso tesoro de la tierra: “El libro de la Verdad”. Era un libro que todo hombre puede leer, aunque sólo a fragmentos, mas en el capítulo titulado “La vida después de la muerte” las páginas estaban en blanco, y se preguntaba: ¿Qué es de los hombres cuando viene el Ángel de la Muerte? ¿Qué significa en realidad morir? ¿Qué es el alma? ¿Qué será de ella? ¿Adónde va?.

El sabio tenía cinco hijos, instruidos como sólo puede instruirlos el padre más sabio, y una hija hermosa, dulce e inteligente, pero ciega. Una noche, todos soñaron lo mismo: que se marchaban a correr mundo y encontraban la piedra filosofal, en la que se hacía visible lo que en el libro estaba escrito acerca de la vida de ultratumba.

Religión e Historia

La Biblia de Jerusalen ✡ Libro 1 Samuel 17

Reunieron los filisteos sus tropas para la guerra y se concentraron en Soko de Judá, acampando entre Soko y Azeca, en Efes Dammim.

Se reunieron Saúl y los hombres de Israel, acamparon en el valle del Terebinto y se ordenaron en batalla frente a los filisteos.

Salió de las filas de los filisteos un hombre de las tropas de choque, llamado Goliat, de Gat, de seis codos y un palmo de estatura; tenía un yelmo de bronce sobre su cabeza y estaba revestido de una coraza de escamas, siendo el peso de la coraza 5.000 siclos de bronce.

Goliat se plantó y gritó a las filas de Israel diciéndoles: «¿Para qué habéis salido a poneros en orden de batalla? ¿Acaso no soy yo filisteo y vosotros servidores de Saúl? Escoged un hombre y que baje contra mí.

Y añadió el filisteo: «Yo desafío hoy a las filas de Israel; dadme un hombre y lucharemos mano a mano.»