El pozo de los deseos

Restaba menos de un mes para que se cumpliera el plazo de entrega de su manuscrito y él ni siquiera lo había empezado, pasaba por uno de esos famosos «bloqueos de escritor», tratando de evitar distracciones se enclaustró en una humilde cabaña en medio del bosque, donde pasaba horas divagando junto a un pequeño pozo al que hizo su amigo, esperando que este le concediera el deseo de escribir un libro entero en menos de una semana.

Cuando el pozo respondió, lo hizo con una tímida voz de niña y propuso ayudarlo a cambio de diez gotas de sangre. No había tiempo para desperdiciar una oportunidad así, el hombre aceptó el precio sin dudarlo, de inmediato hizo cortes en sus dedos, para dejar caer la sangre que le pedía el pozo. Tras cada una de ellas, parecía que el túnel cobraba vida, las paredes se movían al ritmo de sus cálidas exhalaciones, dejando escapar suspiros de alivio y éxtasis. También la tierra rugía, como si descansara debajo de ella una enorme bestia, tras la última gota, una deforme criatura envuelta en fuego emergió del pozo, y se fue sobre el escritor. Diez gotas de sangre solo le dieron fuerza para salir del hoyo, necesitaba el resto del hombre para alimentarse.

En ese momento el manuscrito dejó de importar, luchaba con uñas y dientes para defenderse de los ataques del debilitado demonio que había liberado de las profundidades, pero todo resultaba inútil, su cuerpo estaba también envuelto en llamas, la carne le chillaba mientras se retorcía en el suelo. Los anteriores habitantes de la cabaña, conocían el mal que moraba en aquel agujero, pero necesitaban el agua, así que decidieron no sellarlo, simplemente tenían mucho cuidado al acercarse, no imaginaron que al marcharse de allí, vendría un tipo loco que hablara con los pozos y les pidiera deseos.

La historia era bastante buena para un libro, lástima que el escritor terminara devorado y sus restos calcinados a la orilla del pozo, que solo cumplió el deseo de una buena cena para aquel monstruo.

Identidades de Género

La identidad de género es la percepción que cada persona tiene sobre sí misma y su cuerpo, es decir la conciencia de pertenecer a un determinado sexo.

La definición del sexo-género de una persona va mucho más allá de la apreciación visual de sus órganos genitales externos en el momento del nacimiento, no es un concepto puramente biológico, sino, sobre todo, psicosocial.

En la persona imperan las características psicológicas que configuran su forma de ser y se ha de otorgar soberanía a la voluntad humana sobre cualquier otra consideración física. La libre determinación del género de cada persona ha de ser afirmada como un derecho humano fundamental, parte inseparable de su derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Los tipos de identidad de género son muchos y cada vez se encuentran más definiciones, dejando de lado el binomio hombre-mujer y considerando otros parámetros, los más conocidos son:

Cisgénero

Persona cuyo género coincide con el que le fue socialmente asignado al nacer. La mayoría de las personas a las que se les asigna una mujer al nacer se identifican como niñas o mujeres, y la mayoría de las personas a las que se les asigna un hombre al nacer se identifican como niños u hombres. Estas personas son cisgénero (o cis).

Transgénero

Persona cuyo género no coincide con el que le fue socialmente asignado al nacer. Algunas personas sienten que el sexo que se les asignó al nacer no coincide con su identidad de género o con el género que sienten que tienen en su interior. A estas personas se las suele llamar “transgénero”. Existen muchos términos diferentes que las personas transgénero utilizan para describirse a sí mismas. Por ejemplo, en ocasiones, la palabra “transgénero” se acorta como “trans”, o incluso, “mujer trans” u “hombre trans”. Siempre es mejor utilizar el lenguaje y las etiquetas que cada persona elige para sí misma.

Las personas transgénero expresan su identidad de género de maneras diferentes. Algunas personas utilizan su vestimenta, comportamiento y gestos para vivir según el género que sienten. Algunas personas toman hormonas y pueden someterse a una cirugía para transformar su cuerpo con el fin de que coincida con su identidad de género. Algunas personas transgénero rechazan el entendimiento tradicional de género dividido en “masculino” y “femenino”, y se identifican solo como transgénero, intergénero, de género fluido o de otras formas.

Las personas transgénero son diversas en sus identidades de género (el modo en que te sientes en tu interior), en las expresiones de género (la manera de vestir y actuar) y en las orientaciones sexuales (las personas por las que sientes atracción).

Trans también puede incluir a personas que no se identifican con roles estrictos de género masculino / femenino . Otras personas que no se identifican ni como hombre ni como mujer se llaman a sí mismas genderqueer. Hay otros términos y etiquetas de identidad de género , pero no use términos como transgénero, travesti, transexual o, él-ella, están pasados ​​de moda y pueden ser hirientes. Siempre es mejor respetar las palabras que la gente usa para describirse a sí misma.

Travesti

Se centra en el acto de ponerse la ropa y los accesorios asignados al género opuesto al que la persona pertenece.

Queer

Personas que no se identifican con los modelos de género binario hombre-mujer. “Queer” es una palabra que describe una identidad de género y sexual diferente a la heterosexual y cisgénero. Las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero pueden llegar a identificarse con la palabra “queer”. Se utiliza a veces para expresar que la sexualidad y el género pueden ser complicados, cambiar con el tiempo, y no encajar ordenadamente en una identidad o la otra, como ser hombre, mujer, gay o hetero.

La palabra “queer” tiene en su historia una connotación negativa – “queer” ha sido usada (y a veces lo sigue siendo) para despreciar y faltar el respeto a las personas LGBTQ. Sin embargo, hay más y más personas que la utilizan con orgullo para auto-identificarse. Por eso no debes llamar a alguien “queer” sin antes saber si se sienten cómodos con eso. Lo mejor es preguntar qué etiqueta/designación prefieren.

Drag Queen o King

Drag Queentransformista es un término que describe a una persona que se disfraza y actúa a la usanza del estereotipo de una mujer de rasgos exagerados, con una intención primordialmente histriónica que se burla de las nociones tradicionales de la identidad de género y los roles de género. Se refiere a una representación artística, exagerada y dramática.

No debe confundirse con las identidades transgénero, ya que el término transgénero implica disconformidad con el género de nacimiento.

Es una forma de personificación femenina y transformismo en el que una persona altera su apariencia y los patrones de su personalidad para ajustarlos al comportamiento y apariencia de una mujer de caricatura, frecuentemente exagerando las cualidades estéticas asociadas popularmente a la feminidad mediante la utilización de vestuario flamboyant, peinados exuberantes y maquillaje, originado de una intención primordialmente cómica o satírica. ​Drag queen puede ser un hombre homosexual, bisexual o una persona de cualquier orientación sexual; siempre teniendo en cuenta que están creando un personaje para la sociedad.

Expresiones de género (más que géneros en sí)

  • Andrógino/e: Persona cuya identidad es una mezcla en distintos grados entre mujer y hombre. También se puede usar como sinónimo ginoandros.
  • Neutrois: lo opuesto a la androginia, personas que hacen una supresión de las características tradicionalmente asignadas como masculinas o femeninas. Suele abarcar el género neutro, null-gender, gender neutral y a veces se solapa con agénero.
  • Personas de sexo no ajustado o non-conforming: personas que no se quieren identificar con las etiquetas de género binarias. Algunas etiquetas afines son Gender Questioning y Gender Variant.
  • Berdache o Dos espíritus: término empleado especialmente por las personas pertenecientes a pueblos amerindios de América del Norte. Se utilizaba como equivalente a homosexual. Son personas que se mueven entre los roles masculinos y femeninos para cuestiones de vestimenta, sociabilidad o sexualidad, dependiendo de la elección personal de cada uno.
Kristen Stewart, como Cara Delevingne, son dos de las más famosas estrellas que evitan definir su identidad de género en las entrevistas, con lo que se las suele etiquetar en la categoría queer.
  • No-binario: personas que no se identifican con el género binario, esto está dentro de los transgéneros, aunque muchos prefieran la palabra no binario para evitar confusiones. Es decir, todos las personas no-binarias son trans, pero no todos las personas trans son no binarias. Genderqueer: sinónimo de género no-binario.
  • Agénero: Persona que no se identifica con ningún género.
  • Bigénero: persona que se identifica con dos géneros, por ejemplo: male/female, male/agender. Puede ser al mismo tiempo o fluctuar entre ambos.
  • Género Fluido o genderfluid: persona cuyo género fluctúa entre varios, puede ser dos o más (por eso no es exactamente lo mismo que bigénero).
  • Pangénero: identidad en la que se ubican todas las identidades, aunque de una manera fija y no variable, no como en el género fluido.
  • Poligénero/Multigénero: Persona con más de dos identidades de género.
  • Intergénero: Persona intersexual cuya identidad se sitúa en un punto medio entre dos géneros, usualmente los binarios. Esta identidad pertenece únicamente a personas intersexuales, no debe utilizarse por parte del resto.

Por último, una aclaración que nunca está de más: las etiquetas de género no están vinculadas con la orientación sexual. Son dos conceptos independientes.

Capítulo 16

cien años de soledad

Gabriel García Márquez

Resumen del capítulo

Llovió cuatro años, once meses y dos días. Nadie podía dejar la casa, José Arcadio Segundo se pasaba el tiempo en el laboratorio platicando con Melquíades y absorto en los pergaminos. Aureliano Segundo esperaba que escampara para ir a casa de Petra. Después de un tiempo, la comida empezó a escasear y Fernanda le exigía a su marido que saliera en busca de víveres. Úrsula aseguraba que se moriría cuando escampara. Fue necesario excavar canales. En esos días se murió el coronel Gerineldo Márquez y el sepelio se vio arruinado por la lluvia. Úrsula se asomó a la ventana para despedirse de él. Aureliano Segundo va a casa de Petra Cotes y la encuentra tratando de salvar las pocas reses vivas que les quedaban. Enojada, Petra le reclama a Aureliano no haber acudido a sus llamados.

Educación sexual

La educación sexual debe formar parte de la vida familiar. Para ello, la comunicación entre las familias, la confianza y la información son herramientas imprescindibles.

Aprendemos muchas cosas a lo largo de nuestra vida, pero el conectar con nuestro cuerpo, con nuestras emociones, con nuestros sentimientos, no está en esa lista de prioridades. 

Aprender a sentir cómo nos afecta lo que vivimos, qué emociones nos generan y cómo podemos gestionarlo, es un aprendizaje que debería de empezar desde que venimos a este mundo que habitamos.

Es por esto, entre otras muchas cosas, por lo que debemos reivindicar la educación sexual en los colegios. Cuando se habla de educación sexual, muchas veces obtenemos respuestas de rechazo, sobre todo cuando hablamos de edades tempranas. Pero es que, precisamente, cuanto antes empecemos, mejor.

Es fundamental que la gente entienda que cuando hablamos de educación sexual, hablamos de una infinidad de aspectos que nos atraviesan a todos y cada uno de nosotros. Hablamos de cuerpos, de emociones, de sentimientos, de convivencia, de respeto, de cuidados, de amor, de tolerancia, de diversidad y de un largo etcétera.

La educación sexual tiene tres objetivos claros: conocerse, aceptarse y aprender a expresarse de un modo respetuoso tanto con uno mismo como con su entorno.

Capítulo 15

cien años de soledad

Gabriel García Márquez

Resumen del capítulo

Aureliano Segundo se distanció, aún más, de Fernanda por la forma en que se comportó con Meme. Años después descubrió lo que su propia esposa había intentado ocultarle, Meme había tenido un niño de Mauricio y llevaba tres años escondido en el laboratorio de Melquíades. Aureliano Segundo se encargó de su educación y lo llamó José Arcadio. Por su parte, José Arcadio Segundo había abandonado los gallos de pelea para trabajar en la compañía bananera, pero después de años de explotación se convirtió en el líder de los trabajadores y formó el primer sindicato de Macondo. El sindicato peleaba contra los gringos y José Arcadio Segundo se vio, muchas veces, en peligro de ser encarcelado. José Arcadio entendió mejor a su tío, el coronel Aureliano Buendía, pero al final de la lucha descubrió que la verdadera razón de ambos era el vació que tenían en el corazón.