Necesitamos gritar para exigir garantías a los gobiernos…

“Hace 8 años #RosaElviraCely fue brutalmente agredida, #Violada, empalada y abandonada por su compañero de estudio. Estaba tendida sobre un charco de sangre, con las extremidades inferiores desnudas y laceraciones en los brazos y rastros de estrangulamiento, después de varios días de agonía murió. Dentro de su cuerpo habían palos y restos de astillas. El político #MiguelUribeTurbay dijo que si Rosa Elvira no hubiera salido con su compañero no estaría muerta, osea que básicamente fue culpa de ella.

Hace 4 años #YulianaSamboyi de 7 años fue raptada, abusada y asesinada por #RafaelUribeNoguera, la encontraron escondida debajo de una tina desnuda, con su cuerpo aceitado, con signos de abuso sexual y marcas de estrangulamiento.

Hoy en la madrugada un #MiguelCamiloParra le propicio 7 hachazos en la cabeza a su pareja #AngelaFerro delante de su hijo de 12 años, y en este momento el se encuentra prófugo y Ángela luchado por su vida . Les pido perdón por los detalles, es que a la hora de descalificar a las mujeres organizadas no se escatiman las palabras.

Dicen que somos violentas por nuestros métodos de intervención, me pregunto en qué tipo de categorización entrarán los métodos de intervención de quienes nos violan, nos descuartizan y nos asesinan. Parece que comparten nuestros reclamos pero no nuestra forma de visibilizarlos, porque graffitear una pared siempre es más ultrajante que meter a una mujer en una bolsa de basura.

Ponerse en tetas en una movilización como manifestación simbólica contra estereotipos y opresiones estandarizadas no es digno, tenemos para eso lugares reservados en televisión y en campañas publicitarias para que nuestros cuerpos se expongan a cambio de ganancias. Y tenemos nuestras casas, nuestras cocinas y nuestros maridos, en caso de que queramos experimentar algún tipo de libertad.

Somos criminales por demandar que el aborto sea legal, y es mucho más humano ignorar el #Femicidio de estado y a las mujeres desangradas en consultorios clandestinos. Están indignados por los destrozos en la vía pública y están cansados, dicen, de las exigencias ante una desigualdad que se les presenta como ficticia. Imagínense si nosotras no estamos cansadas de salir a la calle y no saber si vamos a terminar violadas en una caja de cartón. Violencia no es graffitear una pared, ni romper un vidrio, violencia es tener miedo por ser mujer.

Les pedimos disculpas por las molestias y los muros rayados es que nos están asesinando, y se nos hace urgente gritar. Necesitamos gritar para exigir garantías a los gobiernos, necesitamos gritar para no vivir más con miedo.” Paula Thomas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s