La leyenda de Gumiho

Una Gumiho es una criatura que aparece en los cuentos orales y las leyendas de Corea. Es una leyenda perteneciente a las mitologías asiáticas principalmente China, Japón y Corea. En China se le conoce como (Piying, 九尾狐 ), Corea (Gumiho, 구미호) y Japón (Kyūbi kitsune,九尾の狐).

Sin embargo, en la versión china y japonesa los zorros de 9 colas se representan con una moral ambigua, sean buenas o malas, en cambio el Gumiho casi siempre es tratado como una figura maléfica que se alimenta de carne humana. No se sabe desde cuándo fue que los coreanos comenzaron a ver al Gumiho como una criatura malvada, ya que muchos textos antiguos mencionan a Gumiho como criaturas benévolas ayudando a los seres humanos.

En los cuentos más recientes, vemos a los Gumiho representados como criaturas mitad zorro, mitad hombre sedientas de sangre que vagan por los cementerios de noche, excavando corazones humanos fuera de las tumbas. En la mayoría de las leyendas a pesar de que un Gumiho sea capaz de cambiar su aspecto, todavía queda algún aspecto semejante a un zorro, es decir, una cara con facciones de zorro, un par de orejas o sus nueve colas.

Se puede confirmar en varias historias como:

  • Transformación de la Gumiho (구미호 의 변신): un Gumiho se transforma en una imagen idéntica de una novia en una boda y sólo se descubre cuando le quitan la ropa.
  • Park Mun-su y la Gumiho (박문수 와 구미호) habla de un encuentro que Park Munsu tuvo con una chica, que vive sola en el bosque, y tiene un aspecto similar al de un zorro.
  • La doncella que descubrió un Gumiho a través de un Poema Chino (한시 로 구미호 를 알아 낸 처녀): el Gumiho es descubierto cuando un perro de caza capta la esencia de un zorro y le ataca.

Algunas leyendas dicen que si un Gumiho se abstiene de matar y comer seres humanos durante mil días, puede convertirse en humano. Otros, como en el drama El Milésimo Hombre: se dice que si un Gumiho come un total de 1000 hígados humanos en un período de 1000 años, puede convertirse en humano, de lo contrario se disuelve en burbujas. En el drama, El libro de la familia Gu, se dice que el Gumiho puede volverse humano si éste puede durar 100 días sin comer o matar, sin mostrar su verdadera identidad a un humano, y éste debe ayudar a cualquier humano que necesite de ayuda o éste se convertirá en demonio por mil años. Y en otros cuentos es conseguir que un hombre las ame durante diez años seguidos sin revelar su identidad. Este personaje lo podemos ver bastante en historias como mangas, animes, videojuegos y dramas.

Aquí hay algunos ejemplos donde podemos ver a los zorros de nueve colas:

  • My Girlfriend is a Gumiho (Drama).
  • Hometown of Legend (Drama).
  • Nine Tailed Fox (Drama).
  • Gumiho: Tale of the Fox’s Child (Drama).
  • En el anime Naruto en este personaje de anime tenemos a un Zorro de Nueve Colas atrapado dentro de su cuerpo.
  • En el manga High School DxD.
  • En el anime Nurarihyon no Mago.
  • En el anime, mangas y juegos de Pokémon existe el pokemon zorro Ninetales.
  • En el anime Digimon Tamers el digimon Kyubimon.
  • En el anime Tenshi no Shippo Chu! En el videojuego Touhou Project.
  • En el manga Rosario + Vampire.
  • En el manga Blue Exorcist.
  • En el videojuego League of Legends.

¿Cómo influyen las emociones en nuestra sexualidad?

Las emociones son estados afectivos innatos y automáticos que se experimentan a través de cambios fisiológicos, cognitivos y conductuales. Son necesarias para adaptarse al entorno en el que nos desenvolvemos. Es muy importante que las personas aprendamos a manejar las emociones ya que éstas tienen repercusión en nuestra salud tanto física como psicológica.

El aprender a identificarlas, reconocerlas, sentirlas y gestionarlas desde nuestra más tierna infancia será una herramienta muy valiosa, que nos ayudará a transitar por las distintas épocas vitales de manera más saludable y satisfactoria, y que puede favorecer el vivirnos y entendernos mejor.

La educación sexual engloba la educación emocional, ya que son aspectos intrínsecos a la persona. El aprender a gestionarlos favorecerá la consecución de los objetivos de la educación sexualconocerse, aceptarse y aprender a expresarse de una forma satisfactoria, tanto para la propia persona como con su entorno, teniendo en cuenta las necesidades propias y ajenas.

Por lo tanto, la educación sexual es de vital importancia ya que es una herramienta indispensable para nuestro desarrollo pleno y para alcanzar una vivencia saludable, que genere bienestar, favoreciendo y fomentando que las personas se quieran y se cuiden.

Photo by Tan Danh

Es importante que tengamos claras varias cosas en relación a las emociones:

  • NO HAY EMOCIONES BUENAS NI MALAS, lo que podemos es sentir emociones que nos resulten agradables o desagradables, pero todas ellas son necesarias y nos transmiten información muy valiosa. Por ejemplo, el miedo es una emoción que nos puede resultar desagradable, pero, si lo sentimos en una relación sexual, puede ser una señal de alarma que nos indica que algo no nos está haciendo sentir bien. Por ello es necesario aprender a escuchar, interpretar y respetar las señales que nos envía nuestro cuerpo, teniéndolas en cuenta y actuando en consecuencia.

LAS EMOCIONES SON ESTADOS QUE NO VAMOS A PODER EVITAR, VAN A ESTAR PRESENTES EN NUESTRA VIDA de un modo u otro, queramos o no. Lo que en muchas ocasiones ocurre es que hay una mala gestión de las mismas. Es muy frecuente intentar bloquear ciertas emociones o sentimientos que nos resultan desagradables o difíciles de asumir. Esta mala gestión suele tener consecuencias importantes, que se manifestarán de distintas formas en cada persona, como por ejemplo, jaquecas, contracturas, cansancio crónico, estrés, bruxismo, dificultades sexuales, problemas de concentración, problemas de sueño, alteraciones gastrointestinales, etc. Toda esta sintomatología está estrechamente ligada con dificultades a la hora de gestionar nuestras emociones, y son algunas de las formas que tiene nuestro cuerpo de decirnos que hay un “nudo emocional” que deberíamos abordar

FUNCIONES DE LAS EMOCIONES

Las emociones tienen una función adaptativa, que nos ayuda a regularnos y sobre todo a favorecer nuestra supervivencia, ya que no olvidemos que la principal función de nuestro cerebro es que sobrevivamos. También tienen una función social, que favorece que nos comuniquemos con las demás personas. Otra de sus funciones es la motivacional, que nos indica lo que nuestro cuerpo necesita y en qué dirección debemos movilizar nuestros recursos para conseguir algo.

Las emociones condicionan nuestras reacciones fisiológicas, pero también nuestros pensamientos y nuestras conductas, ya que generan cambios no solo a nivel físico, sino también a nivel afectivo y a nivel psicológico. Por todo ello, van a tener también influencia en nuestra sexualidad.

EL LADO EMOCIONAL DE LA SEXUALIDAD

Como fuimos viendo a lo largo de estas líneas, las emociones nos atraviesan y nos condicionan en todos los aspectos y ámbitos de nuestra vida, por lo tanto, lo harán igualmente, y de forma muy directa, en nuestra sexualidad.

Es fundamental, tener en cuenta que si no somos capaces de conectarnos con nosotres mismes de forma profunda, no vamos a ser capaces de hacerlo con otras personas tampoco.

Del mismo modo, esta mala gestión emocional también nos puede ocasionar dificultades a la hora de lidiar con las emociones de las personas que nos rodean. Esto puede tener implicaciones muy directas a la hora de mantener relaciones sexuales con otras personas. Es decir, si no sabemos interpretar las emociones en nuestro cuerpo, tampoco seremos capaces de leerlas en otras personas, esto va a suponer una barrera difícil de vencer, ya que el sexo se trata de comunicarse en todos los sentidos.

Photo by Anna Shvets

“El sexo es una conversación, si no sabemos escuchar, intercambiar y conectar, sería como ir a soltar un monólogo. Por muy interesante que sea el monólogo, si además siempre es el mismo, nos terminamos cansando de que nos den la turra”.

Así mismo, si partimos de una mala gestión emocional y un mal autoconocimiento, es posible que cuando nos intentemos vincular afectiva o sexualmente con otras personas, aparezcan inseguridades, vergüenzas, miedos o “fantasmas”, que, lejos de ayudar a que disfrutemos, crean barreras que nos alejan de las otras personas.

¿CÓMO PODEMOS DISFRUTAR DE UNA RELACIÓN SEXUAL?

Para poder disfrutar de una relación sexual, lo ideal es ir desde la calma, la confianza, el sentirnos a gusto y segures con esa persona o personas. Teniendo claro que lo importante en una relación erótica no son la cantidad de posturas, tiempos o tamaños; sino el propiciar que las demás personas se sientan a gusto. Teniendo en cuenta sus deseos y necesidades, promoviendo así  relaciones basadas en los cuidados, el respeto y el buentrato, dónde todas las personas implicadas puedan expresarse libremente .

Aprender a gestionar las emociones es un proceso que requiere trabajar de modo continuado y que precisa de mucho tiempo para integrarlas, siendo una tarea a realizar a lo largo de la vida. Además, no son algo estático, sino que los motivos que las provocan, la intensidad, el momento, el cómo afectan y las circunstancias vitales de las personas varían y, por lo tanto, es continuo el desafío a nuevos retos en el ámbito emocional.

Photo by Polina Tankilevitch

Urge estimular la inteligencia emocional para poder ser personas con un desarrollo más saludable en este ámbito y así aprender a autocuidarnos, así como a cuidar también del resto de personas y las relaciones con ellas.

Lucía Álvarez López y Sabela Maceira Mato

Sexo y adolescencia en tiempos de pandemia

¿Cómo se ve afectada la iniciación sexual de los adolescentes y sus emociones en esta situación de distanciamiento social?

El tema sexo (y todo lo que lo rodea) siempre fue bastante controvertido, y más cuando hablamos de sexo y adolescencia. Si sumamos la situación que nos está tocando vivir, no ayuda a mejorar la cosa.  Podemos empezar por identificar alguna de las problemáticas más acuciantes: por un lado, no estamos viviendo tiempos fáciles, esto es algo evidente. Por otro lado, tenemos el tabú que ronda al sexo y la oscuridad que se cierne sobre él, cuando hablamos de sexo en la adolescencia.  “De sexo no se habla”

Juntemos ahora los ingredientes para el cóctel: el panorama sanitario actual y la educación sexual tan limitada y limitante que tenemos. El resultado es una generación de adolescentes que han de vivir sus primeras experiencias sexuales desde el miedo, la inseguridad, el desconocimiento, el secretismo y un largo etcétera de situaciones que no ayudan en absoluto a un desarrollo saludable y pleno de la sexualidad de las personas. Aunque si nos paramos a pensarlo, no hay mucha diferencia a como la hemos vivido las generaciones anteriores. Si reflexionamos un poco, el campo de cultivo para la sexualidad adolescente sigue siendo igual de disfuncional y patologizante que antaño.

Entonces¿a qué retos se enfrentan les adolescentes en la actualidad, a la hora de tener prácticas eróticas?

Evidentemente el hándicap más grande está en el COVID y lo que ello implica: desconocimiento, miedo, inseguridad, cambios, ausencia de control, distanciamiento social, enfermedad, muerte… Si os fijáis, todas estas situaciones que nos vienen a la cabeza, son temas que, en general, asustan, dan miedo y nos generan ansiedad porque no sabemos cómo lidiar con ellos. Exactamente lo mismo que nos pasa con el sexo. Por ello debemos intentar abordar y gestionar  esta situación con naturalidad.

GESTIÓN EMOCIONAL, CLAVE PARA EL DESARROLLO PERSONAL ADOLESCENTE

Aunque no hablemos de estos temas que nos resultan escabrosos o incómodos, no van a desaparecer. Lo único que conseguimos con el silencio y el rechazo es que cuando la vida nos dé su dosis de realidad, y no podamos seguir negando la evidencia de que no somos eternos, de que la enfermedad llega aunque no la nombremos, de que las personas somos seres sexuados aunque no hablemos de ello con nuestres hijes, el resultado será una desprotección absoluta ante las situaciones con las que, antes o después, nos terminamos encontrando.

Por eso os invito a vencer estos miedos, a hablar de la situación, a reconocer y demostrar que aunque nos asuste, lo enfrentamos de la mejor manera que sabemos y podemos, y que a donde no llegamos preguntamos y pedimos ayuda a otras personas o profesionales.

Es hablar de opciones seguras, pero sin caer en la política del miedo, informarnos de las alternativas que existen, pero siempre teniendo presente las particularidades de cada caso.


SEXTING

Se habla mucho del sexting (intercambio de mensajes, fotos o vídeos eróticos a través de redes sociales) como alternativa al contacto físico, pero tenemos la obligación de educar a las personas receptoras de esos mensajes en el respeto, en la importancia de la intimidad y lo personal, a no violar la privacidad de las otras personas reenviando o enseñando sus mensajes. Tenemos la obligación de educarles en la ética relacional y que el hecho de que una relación sea más o menos formal, estable o exclusiva no le da derecho a nadie a difundir o mostrar esos mensajes.

Claro que con el sexting se previene el COVID, pero no perdamos de vista que como sociedad seguimos fracasando a la hora de educar en sexualidad a nuestras criaturas, por tanto, debemos asumir esa responsabilidad y ser cautos a la hora de hacer ciertas recomendaciones sin antes ofrecer información y formación.

PORNOGRAFÍA

Otra alternativa que he visto, ha sido la de consumir porno. Pues la reflexión es la misma. Tenemos que contarles la verdad sobre él, contarles que el porno es ciencia ficción, que hay una preparación previa, cortes en el rodaje, se repiten escenas, hay dobles, efectos especiales, etc. Que los cuerpos que vemos no son cuerpos al natural, que están operados, maquillados, depilados y pasados por todos los filtros necesarios hasta que desaparece la última mancha de la piel.

Que no debemos tratar así a nuestras parejas eróticas a menos que sea un acuerdo y un deseo de todas las partes implicadas y sobre todo, tenemos que explicarles que el porno no puede ser un manual que estudiarse para luego llevarlo a la práctica. Debemos de tener claro y explicar que el porno es cine, por lo tanto, su función es entretener, no educar.

MASTURBACIÓN

La masturbación es otra opción que he escuchado como alternativa al contacto personal y es estupendo, pero ¿le hemos hablado a nuestres hijes de su cuerpo? ¿Les hemos legitimado a lo largo de su vida para explorarse, conocerse, aprender a disfrutar de su cuerpo? ¿Les hemos dado espacios de intimidad y seguridad para ello? ¿Hemos validado la masturbación como práctica saludable y natural para obtener placer, o le hemos dicho “saca de ahí la mano no seas cochino/a”?

Todas estas cuestiones las debemos responder antes de decidir qué recomendaciones dar a la persona adolescente. Si hemos descuidado su educación sexual dejándole desprotegide, es hora de tomar las riendas de la situación y hacer que eso cambie.

Una frase que utilizamos mucho en los talleres es la de que “nunca es tarde para empezar”, así que, si ha tenido que venir una pandemia mundial para que nos cuestionemos, nos revisemos y hacernos conscientes de que tenemos que cambiar ciertas cosas, pues que así sea. Y como diría Ianire Estébanez, “hagamos de nuestra vulnerabilidad una fortaleza”.

Sabela Maceira, Educadora Social y Sexóloga. Responsable del área de educación sexual del Centro de Sexología Con mucho gusto! https://cuadernoemociona.espacioemociona.com