El Clítoris

Anatomía Femenina

Los labios menores

Dentro de los labios mayores se encuentran los labios menores, la piel de estos es diferente en textura y color debido a la relación que tienen con las superficies mucosas, de la misma manera que los labios de la boca son diferentes de la piel de la cara. En un estado de excitación los labios menores pueden variar de color desde un rosado claro hasta un marrón oscuro o morado. Algunas veces los labios menores son rosados y curvos y algunas veces son largos y sinuosos. Los labios menores en algunas mujeres son más grandes que los labios mayores, en estas mujeres cuando se encuentran de pie los labios menores pueden salir entre los labios mayores. Durante la excitación sexual los labios menores que se encuentran ricamente irrigados con vasos sanguíneos, se hinchan hasta dos o tres veces su tamaño normal. En cuanto se aproxima el orgasmo pueden tener cambios de colores muy notables, a veces pueden llegar a tener un color carmesí o vino tinto oscuro.

La Glándula del Clítoris

Si seguimos los labios menores hacia arriba observamos que se juntan para formar el capuchón que protege el glande del clítoris. Normalmente el glande se encuentra debajo del capuchón cuando no existe excitación. Uno puede observarlo si echa hacia atrás el capuchón. El glande del clítoris está ricamente inervado y para la mayoría de las mujeres es el punto más sensible de su anatomía sexual. Algunas mujeres sienten que es tan sensible que una estimulación directa puede resultar irritante. El cuerpo del clítoris se siente como una liga dura bajo la superficie que se encuentra entre el glande y el monte de venus. Conforme comienza la excitación sexual, el cuerpo se engruesa y se acorta y el glande junto con las estructuras que lo apoyan se pone erecto. Igual que en el hombre puede existir un cambio muy notable en forma y tamaño. Algunas mujeres han visto que una excitación intensa y muy prolongada puede ocasionar que los labios menores cubran casi completamente el glande.

La uretra y la vagina

Hacia abajo del glande encontramos la abertura de la uretra y más abajo encontramos la abertura de la vagina. La uretra de la mujer se encuentra más o menos a unos tres centímetros de distancia de la vagina. Esta distancia tan corta puede explicar la propensión que tiene la mujer a contraer infecciones de la vejiga (cistitis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s