El Monte de Venus

Se le ha llamado Monte de Venus a esta parte del cuerpo porque su significado es “monte del amor” en honor a Venus la diosa romana del amor

El Monte de Venus es un tejido graso acolchonado que cubre el hueso pelviano. Es sencillo ubicarlo porque es precisamente toda la zona pélvica que se encuentra cubierta por vello. Se encuentra arriba del hueso del pubis y se desarrolla de forma obvia después de la adolescencia como consecuencia de los cambios hormonales.

Antes de la pubertad, esta zona se encuentra cubierta de vello fino, casi imperceptible. Con la llegada de los estrógenos, el vello se engrosa y va creciendo rápidamente en forma triangular en la zona del pubis. Regularmente, en las mujeres, este vello aparece por encima de los labios vaginales y poco a poco se va esparciendo hasta cubrir esta parte del pubis.

El Monte de Venus es también llamado mons pubis, que deriva del latín “montículo púbico” y tiene una función protectora del vello y del tejido adiposo. Como ocurre con las pestañas, que detienen la entrada de polvo y sudor a los ojos, el mons pubis estaría protegiendo a los genitales de elementos extraños que podrían causar infecciones. El Monte de Venus es un cojín de grasa que protege al hueso púbico que se encuentra debajo. El hueso púbico es el lugar en donde los huesos pélvicos se unen por medio de un cartílago que durante el embarazo se suaviza para que los huesos puedan separarse si es necesario durante el parto. El monte se divide y se separa en lo que llamamos los labios mayores o exteriores, que tienen la misma piel y el mismo recubrimiento piloso que el monte.

¿Qué cuidados requiere esta zona del pubis?

Al igual que otras partes del cuerpo, lo primordial es la higiene. Y hay que aclarar que no depilar el vello púbico de esta zona no significa falta de higiene. Al contrario, como ya se mencionó, este vello es en realidad una protección para evitar infecciones provocadas por polvo y sudor. Sin embargo, si se ha decidido depilar esta área, ya sea de forma total o parcial, entonces hay que tener medidas de higiene para evitar cualquier contrariedad. La manera más sencilla es lavando con jabón neutro y agua la zona, además de usar ropa interior de algodón, ya que es fresca y amable con la delicada piel de esta zóna púbica.

Otro aspecto que hay que tener en consideración es la forma del crecimiento del vello. En la pubertad el vello se vuelve grueso y abundante, y gracias a la acción de las hormonas, toma una forma de triángulo invertido. Si en algún momento se observa que el vello crece más en forma romboide, entonces hay que prestar atención. Esto puede ocurrir debido a un desequilibrio hormonal en que la testosterona esté aumentando de forma irregular y esto puede provocar este crecimiento anormal, junto a otros síntomas. Por lo que es mejor acudir al ginecólogo para una revisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s