He soñado muchos sueños

 He soñado muchos sueños, pero ahora ya estoy despierto.
En el altar de mi alma mantengo encendido el fuego sagrado
de tu constante recuerdo. Con mis insomnes ojos de amor, 
contemplo sin cesar tu rostro.

 Por tu gracia sé que la salud y la enfermedad, la vida y
 la muerte, no son más que sueños. He dejado atrás todas
las historias oníricas, pintadas con tonos brillantes y oscuros
sobre la pantalla cósmica de la ilusión. Ahora te contemplo 
a Ti como la única Realidad.

Susurros de la Eternidad