La expansión del amor

El reino de mi amor ha de expandirse. He amado mi cuerpo más que otra cosa y, por eso, me identifico con él y he dejado que me limite. Con el amor que le he brindado al cuerpo, amaré a todos los que me aman. Con ese amor expandido de todos lo que me aman, amaré a los míos. Con el mismo amor que siento por mí y por los míos, amaré a los extraños. Emplearé todo mi amor para amar igualmente a quienes no me aman como a los que me aman, y sumergiré todas las almas en mi amor desinteresado. Mis familiares, mis conciudadanos, todas las naciones y todos los seres nadarán en el océano de mi amor. La creación entera y las miríadas de diminutas criaturas vivientes danzarán sobre las olas de mi amor.


Me he impregnado del perfume de tu presencia y dejo que con la brisa se difunda el aroma de tu divino mensaje del amor por todos.

En el templo del amor de mi madre terrenal, veneraré la encarnación del amor de la Madre Divina.

Todo deseo de amor lo purificaré y satisfaré, en mi sagrado amor a Ti.

Infinito Bienamado, te mantendré siempre cautivo tras los sólidos muros de mi amor imperecedero.

Seguiré amándote siempre, ya sea que Tu respondas o no a mis exigentes llamados y oraciones.

Enséñame a vivificar mis oraciones con tu amor. Permíteme sentir tu proximidad en el trasfondo de las palabras de mi plegaria.

Sé que Tú estás escuchando las silenciosas palabras de mi alma, oculto tras las cortina misma de mis amorosos y exigentes llamados.

Reconoceré que es Dios mismo quien me brinda su amor a través de todos los corazones.

Enséñame a beber el néctar del gozo duradero que mana de la fuente de la meditación.

Madre Divina, enséñame a adorarte en el altar del silencio interior y en el altar de la actividad externa.

Purifica la escoria que hay en mí. Destierra para siempre del mundo la enfermedad y la pobreza. Elimina de las playas de las almas humanas el desconocimiento de Ti.

Meditaciones metafísicasParamahansa Yogananda