LA TRAMPA DE LA MONALISA

Anuncios

Descubren una proteína que mantiene ‘dormida’ la metástasis del cáncer de mama

Investigadores Españoles, descubren una proteína que mantiene dormida la metástasis del cáncer de mama.

15168056600852
Núcleos de células metastáticas de cáncer de mama con la proteína MSK1 en verde.

De todos los interrogantes que aún quedan por desenmarañar en la metástasis del cáncer de mama, empieza a descifrarse por qué en algunas mujeres aparece más tarde que en otras, incluso décadas después de haberse finalizado el tratamiento. La clave se encuentra en la presencia de unas proteínas capaces de mantener ‘dormidas’ las células metastásicas de este tipo de tumores.

Un equipo de científicos españoles del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) ha analizado el tipo más frecuente de cáncer de mama, es decir, el hormonodependiente, en el que se expresa el receptor de estrógenos (ER +) y que representa entre el 70% y el 80% de todos los casos. “Es cierto que son menos agresivos que los triple negativo y los HER2+, pero también causan metástasis y cuando lo hacen tienen un comportamiento particular”, argumenta a El Mundo Roger Gomis, principal responsable de este trabajo que acaba de publicarse en la páginas de la revista Nature Cell Biology (con el apoyo de la Fundación BBVA, entre otras entidades).

Sólo un pequeño grupo de las afectadas por el tumor hormonodependiente recaerá en menos de cinco años “y tienen un riesgo sostenido a lo largo de la vida, 10, 20 incluso 30 años después de finalizar el tratamiento”, apunta Gomis. Precisamente porque se sabe que este tipo de tumor se caracteriza por un largo periodo de latencia sin síntomas, una vez tratados los tumores ER + con cirugía, se plantea la quimio y después se inicia una terapia hormonal (tamoxifeno). En palabras de Gomis, “se mantiene durante los cinco años siguientes para eliminar posibles células afectadas que queden latentes”.

El problema es que en algunas pacientes la posibilidad de recaída va más allá de los cinco años. ¿Por qué en unas mujeres la metástasis aparece antes y en otras décadas después del tratamiento? Tras un trabajo de laboratorio con modelos de ratón, Gomis y su equipo identificaron una proteína, denominada MSK1, que cuando estaba presente la metástasis tardaba más. De alguna manera, la presencia de estas proteínas mantiene ‘dormidas’ a las células metastásicas del cáncer de mama.

Al comprobarlo posteriormente en muestras de pacientes, con la colaboración del Hospital Clínic de Barcelona, el Clínico de Valencia y la Jiménez Díaz de Madrid, los resultados fueron confirmados. Los tumores de cáncer de mama ER + que no expresan MSK1 se asocian a un riesgo de recurrencia más anticipado, mientras que aquellos que la expresan harán metástasis más tarde en el tiempo.

Hasta la fecha, “los mecanismos que permitían a las células de cáncer de mama salir de la latencia eran poco conocidos en modelos preclínicos y menos en pacientes”, remarca el investigador principal.

La proteína MSK1 actúa como freno, lo que en la práctica clínica “podría ayudar a identificar a aquellas personas con riesgo cercano de sufrir recaídas con el objetivo de realizar un seguimiento más estricto de lo habitual. Ya se sabe que cuanto antes se detecta, más opciones hay para actuar de una forma temprana”, según Gomis. Dado que se trata de una prueba experimental de laboratorio, “antes habría que estandarizarla y optimizarla para hacer un ensayo clínico donde pueda demostrarse su uso óptimo”, reconoce el líder del trabajo. “Esto podría tardar entre siete y nueve años”.

Más a largo plazo, haber identificado esta proteína podría ayudar a buscar un compuesto que copie su mecanismo pensando en un futuro tratamiento, no para curar sino para mantener las lesiones metastásicas ‘dormidas’ el máximo tiempo posible.

 

Los nuevos caminos para combatir el cáncer

 

15176709212908La supervivencia de los pacientes con cáncer en España ha aumentado con respecto a años anteriores gracias, fundamentalmente, a la mejora en los diagnósticos y a los nuevos tratamientos disponibles. Según refleja Farmaindustria, el sector invierte más de 1.000 millones de euros al año en I+D de nuevos medicamentos. Más de la mitad (53%) de todos los ensayos clínicos que hay en marcha se desarrolla en el campo de la oncología.

En 2017, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) emitió la autorización para 35 fármacos nuevos; 11 de ellos son tratamientos para distintos tipos de tumores. Algunos están indicados para los más frecuentes, como el cáncer de pulmón, mama, próstata; otros, para tumores con menos incidencia en la población, como el mieloma múltiple o el sarcoma de partes blandas.

Cáncer de mama

En lo que se refiere al cáncer de mama, es el más frecuente en mujeres españolas, con 26.370 diagnósticos en 2017. Uno de sus avances más recientes ha sido la aprobación en 2017 del medicamento ribociclib (Novartis) que, en combinación con otra molécula, constituye un importante avance en el cáncer de mama metastásico. “Actualmente no hay cura para el cáncer de mama avanzado y alrededor del 30% de las personas diagnosticadas con cáncer de mama en estadio inicial desarrollarán la enfermedad avanzada”, informan desde Novartis. “Las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico HR+/HER2-, tienen ahora una nueva opción de tratamiento de primera línea que puede retrasar la progresión de la enfermedad más que la terapia endocrina sola”.

Por otro lado, uno de los grandes frentes contra este tumor está siendo el de las llamadas terapias neoadyuvantes: tratamientos que se usan antes de la cirugía y que tienen como objetivo principal la disminución del tamaño del tumor. Eso facilita la cirugía e intenta conseguir la conservación de la mama. En esta dirección, en 2017, se aprobó la financiación de pertuzumab (Roche) como terapia neoadyuvante en mujeres con un tumor HER2+ en fase inicial, medicamento que hasta ahora estaba indicado para el tratamiento del cáncer de mama metastásico HER2+ no operable o con recaídas locales. “Es un medicamento que puede conducir a curación porque se aplica en la fase en que se puede curar la enfermedad”, afirma Federico Plaza, director de Corporate Affairs de Roche Farma.

La inmunoterapia, clave en las líneas de investigación

Junto con la terapia genética, la inmunoterapia se ha revelado como la línea de investigación más prometedora contra el cáncer. En esencia, consiste en activar las defensas naturales del organismo para atacar la enfermedad. James P. Allison, detrás del primer medicamento inmunoterapéutico aprobado en la lucha contra el cáncer, ha sido distinguido por la Fundación BBVA en su última edición de los Premios Fronteras del Conocimiento. El jurado destacó que la inmunoterapia de alta eficacia “ha proporcionado beneficios clínicos a muchos pacientes” y ha “estimulado el desarrollo de toda una nueva clase de fármacos”.

En los últimos años, la industria farmacéutica se está poniendo manos a la obra en esta línea. Eva López, directora médica del área de oncología de Novartis, destaca su gran potencial: “Estamos reforzando nuestras alianzas estratégicas para intensificar nuestro programa de inmunoterapia contra el cáncer”. Otro laboratorio, AstraZéneca, está trabajando en diferentes programas de ensayos clínicos en monoterapia y en combinación en múltiples tipos de tumores, estadios de la enfermedad, y líneas de tratamiento, que incluyen la búsqueda de biomarcadores.

La doctora Mariluz Amador, directora de Oncología de esta farmacéutica en España destaca que su foco está en la “mejora sustancial en la vida de las personas. Actualmente contamos con moléculas pequeñas e inmuno-oncología que, en los próximos años, verán la luz y representarán una oportunidad terapéutica para muchos afectados por esta enfermedad”.

En cualquiera de los casos, la detección temprana y el inicio del calendario de tratamientos siguen siendo la clave en la superación de la enfermedad. El cáncer debe ser abordado en estadios precoces, subraya Antonio Fernández, cuando todavía no se ha convertido en una enfermedad especialmente grave. Debemos caminar hacia “un tratamiento orientado a identificar las relaciones de causa-efecto del tumor”.

Cáncer de pulmón

En España, el cáncer de pulmón es el tumor que más muertes provoca al año. En 2016, 22.187 personas fallecieron por su causa. Uno de los avances más destacados fue la aprobación, el pasado año, de pembrolizumab (MSD), un medicamento indicado para un tipo concreto de este tumor que ha sido reconocido por la revista Science como uno de los 10 avances científicos del año. “Pembrolizumab es la primera terapia inmuno-oncológica que ha demostrado superioridad frente a la quimioterapia en el tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón no microcítico en primera línea, algo que ha cambiado las perspectivas de tratamiento para estos pacientes y demuestra el gran avance terapéutico que representa este medicamento”, afirma Joaquín Mateos, director médico de MSD.

En la actualidad, afirma Mateos, hay en marcha más de 500 ensayos clínicos con este fármaco en todo el mundo, diseñados para evaluarlo tanto en monoterapia como en combinación con otros tratamientos en más de 30 tipos de cáncer distintos, entre los que están el de cabeza y cuello, gástrico, vejiga, mama y neoplasias hematológicas.

Otro de los avances importantes del pasado 2017 para el tratamiento de cáncer de pulmón no microcítico localmente avanzado o metastásico en pacientes tratados previamente fue la aprobación de atezolizumab (Roche). Este medicamento tiene, además, otra indicación en un tipo de tumor de mal pronóstico: cáncer de vejiga o carcinoma urotelial localmente avanzado o metastásico. El fármaco está aprobado en Europa, pero en España queda pendiente el precio reembolso del Ministerio de Sanidad.

Cáncer de próstata

En los hombres españoles, el cáncer de próstata es el tumor que más se diagnostica, con un total de 30.076 casos en 2017. Sin embargo, la comercialización de abiraterona (Janssen), el pasado año, abre nuevas vías a tratamientos. Este medicamento que antes estaba indicado para estadios avanzados de la enfermedad, ahora se puede aplicar en fases más tempranas. Según explica Antonio Fernández, director de Acceso a Mercado y Government Affairs de Janssen, supone un cambio de paradigma en la forma de atacar este tumor, ya que estamos hablando de tratarlo en fases más tempranas con más probabilidades de éxito.

 

INICIO

enelbosque (metafisica)
Las enfermedades constituyen uno de los misterios más insondables de la vida. ¿Por qué enfermamos? « ¿Porqué me ha ocurrido a mí? ¿Qué he hecho para merecerlo? ¿Lograré salvarme?» Quizá se pregunte usted si la enfermedad está relacionada con una experiencia traumática que sufrió en su infancia o a las toxinas que contaminan el medio ambiente. No pierda el tiempo haciéndose esas preguntas. De momento, concéntrese en recuperar la salud.
La inteligencia divina opera de formas que no podemos comprender, tenga siempre presente que usted está destinado a vivir un misterio, no a resolverlo. Viva con las preguntas que se plantea, pero no permita que éstas dominen su vida, sus pensamientos o sus actos.Piense que cada enfermedad le ofrece la oportunidad de aprender algo sobre sí mismo.
Elija una nueva forma de pensar. Confíe en la percepción que habita en su interior. Comparta sus ideas y sus verdades, con la comprensión de que éstas, no liberan a la gente, pero que la gente puede usarlas para liberarse a sí misma…
Usted puede vencer al cáncer.
 Ámese a si misma y sanará su vida”

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Cancer-de-mama-I

En fases precoces de la enfermedad, el cáncer de mama no suele producir ningún tipo de síntoma siendo diagnosticado en mamografías de cribado o screening. No obstante, en ocasiones la presencia de determinados signos o síntomas son los que conducen a su diagnóstico. Los más habituales son:

  • Aparición de un nódulo en la mama que previamente no existía.
  • Dolor en la mama a la palpación.
  • Cambio de tamaño de alguna de las mamas.
  • Irregularidades en el contorno.
  • Menor movilidad de una de las mamas al levantar los brazos.
  • Alteración en la piel de la mama como: úlceras, cambios de color y aparición de lo que se denomina piel de naranja (por su aspecto similar a la piel de dicha fruta).
  • Cambios en el pezón, como puede ser la retracción o hundimiento del mismo.
  • Aparición de un nódulo en la axila.
  • Secreción sanguinolenta por el pezón

Existen otros síntomas como son el cansancio o el dolor óseo localizado, que pueden aparecer en las fases más avanzadas de la enfermedad.
Algunos de estos signos pueden aparecer también asociados a enfermedades benignas, por lo que deberían ser valorados por un médico para realizar las pruebas necesarias y llegar a un diagnóstico correcto.

sofocos y sudores

252xNxflashes.jpg.pagespeed.ic_.0Ay5hHEnrw437762-Cartoon-Man-Sweating-And-Staring-At-A-Hot-Thermometer-Poster-Art-Print

Esta página le informa sobre los sofocos y sudores causados por un descenso de la cantidad de hormonas sexuales en su cuerpo. Tanto los hombres como las mujeres pueden tener sofocos debido a cáncer o tratamiento del cáncer.

Sofocos

Los sofocos pueden ser muy problemáticos. Se trata de uno de los síntomas más comunes que las mujeres tienen cuando pasan por la menopausia. Alrededor de 3 de cada 4 mujeres que pasan por la menopausia (75%) tendrá sofocos. Pero los sofocos también pueden ocurrir en las mujeres y los hombres a causa de un tratamiento para el cáncer. que afectan a su día a día y por lo que es difícil conciliar el sueño. Como resultado, los sofocos pueden tener un gran impacto en su calidad de vida.

Los sofocos son una sensación repentina de calor que comienza en la cara y en el pecho y luego se extiende en el resto del cuerpo. Le pueden ocurrir en cualquier momento durante el día o la noche. Su gravedad varía de una persona a otra.

Los sofocos son a menudo una combinación de síntomas que incluyen

  • Enrojecimiento de la piel
  • Sudoración, que puede ser ligero o pesado
  • aceleración del corazón (palpitaciones)
  • Sentirse ansioso, irritable o pánico

Los sofocos pueden durar entre 2 a 30 minutos. Algunas personas tienen unos pocos cada mes, mientras que otros los tienen cada hora. Pero para la mayoría de la gente que está en algún lugar en el medio. Los sofocos suelen llevar durante unos meses, pero para algunas personas que pueden durar años.

sofocos y sudores en mujeres

Los sofocos afectan fundamentalmente a la mujer perimenopáusica, es decir, puede sufrirlos una mujer que todavía tiene la menstruación. Y, por supuesto, puede tener sofocos una mujer que está ya en la postmenopausia, tanto natural como quirúrgica o sometida a otros procesos, como la quimioterapia.

Sabemos por la investigación que alrededor de 7 de cada 10 mujeres (70%) que han tenido el tratamiento del cáncer de mama tienen sofocos. Son propensos a ocurrir con más frecuencia y ser más graves que en las mujeres que tienen una menopausia natural. Se producen debido a tratamientos contra el cáncer de mama que pueden reducir la producción de hormonas sexuales.

La investigación sugiere que son más propensos a tener sofocos como efecto secundario cuando se toma tamoxifeno como tratamiento del cáncer de mama. El tamoxifeno es un tipo de terapia hormonal. El número de sofocos que tiene y su gravedad es casi lo mismo con el tamoxifeno en comparación con las mujeres que pasan por una menopausia natural.

Si usted está cerca de la edad en la que comenzaría de forma natural la menopausia, cuando se someta a quimioterapia, será mas propensa a entrar en la menopausia y tener síntomas más severos.

sofocos y sudores en los hombres

Los hombres que tienen un tratamiento para el cáncer de próstata pueden tener sofocos. Algunos hombres pueden tenerlos durante años. Sabemos por la investigación que más de 7 de cada 10 hombres (70%) que tienen ciertos medicamentos para la terapia hormonal, tales como goserelina, tendrán los sofocos. Otro tipo de terapia hormonal llamada terapia antiandrógeno, como por ejemplo bicalutamida, es menos probable que cause sofocos, pero puede hacerlo para algunos hombres. 

Algunos hombres tienen sus testículos removidos como un tratamiento para el cáncer de próstata. Este tratamiento no se utiliza muy a menudo en estos días. Aproximadamente la mitad de los hombres que tienen este tratamiento (orquiectomía) tienen sofocos.

Para algunas personas los sofocos duran tanto como las que están teniendo tratamiento, aunque tienden a ocurrir con menos frecuencia con el tiempo.

Causa de los sofocos

Los bochornos con frecuencia se producen por los cambios hormonales de la menopausia, pero también influyen en ellos el estilo de vida y los medicamentos. La disminución de la cantidad de estrógeno tiene un efecto directo en el hipotálamo, la parte del cerebro responsable de controlar el apetito, los ciclos de sueño, las hormonas sexuales y la temperatura corporal. De alguna manera (no se sabe cómo), la disminución de estrógeno confunde al hipotálamo (que en ocasiones se denomina “termostato” del cuerpo) y hace que arroje una señal “muy caliente”.

El cerebro responde ante esta señal transmitiéndole una alerta máxima al corazón, los vasos sanguíneos y el sistema nervioso: “¡Deshazte del calor!” El mensaje se trasmite mediante el mensajero químico del sistema nervioso, la epinefrina, y los compuestos relacionados: norepinefrina, prostaglandina, serotonina. El mensaje se entrega instantáneamente. El corazón bombea más rápidamente, los vasos sanguíneos de la piel se dilatan para hacer circular más sangre e irradiar el calor, y las glándulas sudoríparas liberan sudor para enfriarte aún más.

Este mecanismo de liberación del calor es la manera en que el cuerpo evita que te recalientes en verano, pero cuando el proceso se genera por una disminución de estrógeno, la respuesta confusa del cerebro puede ponerte muy incómoda. La temperatura de la piel de algunas mujeres puede aumentar seis grados centígrados durante un bochorno. El cuerpo se enfría cuando no debería y sientes un desastre: te empapas en medio de una reunión de directorio o en medio de una buena noche de sueño.

  • Consejos para sobrevivir a los bochornos

    • Vístete en capas, para que puedas quitarte una capa después de otra a medida que sube la temperatura.
    • No utilices lana ni telas sintéticas y sé cautelosa con la seda. Lo que resta entonces es algodón, lino, rayón, y más algodón. (Mira el lado positivo: ahorrarás en facturas de tintorería, y podrás dejar de preocuparte por las polillas).
    • Evita los cuellos altos. Usa siempre camisetas con cuello abierto.
    • Mantén agua fría a mano para que puedas beber sorbos y refrescarte por dentro.
    • Cuando sea posible, reduce la temperatura en el termostato. Quizás es momento de conseguir un sistema decente de aire acondicionado o un ventilador de techo. O quizás prefieras uno de esos pequeños ventiladores manuales a pilas o un abanico plegable para agitar frente al rostro. Puedes encontrar abanicos perfectamente adecuados por aproximadamente un dólar.
    • Utiliza pijamas o camisón de algodón. Si sudas mucho en la noche, la ropa de dormir es más fácil de cambiar que las sábanas.
    • Utiliza solo sábanas de algodón, no sintéticas.
    • Consigue una cama más amplia si tú y tu pareja se encuentran en planetas de distinto calor, pero de todas formas desean estar en órbitas cercanas.
    • Toma una ducha fría antes de ir a la cama..
    • Llega temprano a las reuniones para que puedas conseguir el asiento más fresco.
    • Utiliza tu congelador siempre que lo necesites. Muchas mujeres contaron que abrían el congelador en el hogar (o en el supermercado) e introducían la cabeza cuando tenían un bochorno.

Si usted está tomando tamoxifeno, trate de tomar la mitad de su dosis por la mañana y la mitad de la noche. Siempre hable con su médico antes de cambiar la dosis de un medicamento con receta.

  • Cambios de estilo de vida para aliviar bochornos

  • ejercicio

    Aumento de la actividad (por ejemplo, utilizar las escaleras en lugar del elevador) puede reducir los bochornos y tener un impacto positivo en prácticamente todos los factores que se atribuyen a la menopausia y el envejecimiento:

    • insomnio
    • cambios de estado de ánimo
    • deterioro de la percepción personal
    • pérdida del deseo sexual
    • fatiga
    • niveles elevados de colesterol
    • salud cardíaca, ósea y muscular

    El ejercicio incluso aumenta las cantidades de endorfina, con lo que eleva la capacidad para soportar el dolor.

    Relajación y reducción de estrés

    No es raro tener problemas para manejar el estrés, en especial si recibiste tratamiento para el cáncer de mama. Es posible que una de las siguientes técnicas te ayude a minimizar los efectos devastadores del estrés en el cuerpo:

    • ejercicios de relajación
    • ejercicios de respiración
    • meditación
    • visualización
    • masajes
    • hipnosis
    • yoga
    • técnicas de biorretroalimentación

    Cómo cambiar la dieta

    Con el tiempo, una dieta de bajo contenido de grasas ayuda a algunas mujeres con los bochornos. La pérdida del exceso de peso ayuda, pero perder demasiado peso o estar demasiado delgada puede empeorar los síntomas. A medida que pienses en otros cambios en la alimentación, ten en cuenta que natural no implica inofensivo. Los remedios a base de hierbas y los preparados de soja pueden funcionar debido a los estrógenos de las plantas (fitoestrógenos), pero no puedes suponer que solo por el hecho de que un estrógeno provenga de una planta es un remedio seguro.

 

Autoexploracion Mamaria

Es aconsejable para todas las mujeres aprender a autoexplorarse las mamas, siendo lo recomendable una vez al mes, pero para ello hay que aprender la forma correcta de hacerlo, así si la mujer conoce bien su mama podrá reconocer cualquier cambio en ella.

La forma correcta de hacerlo sería:

1. De pie frente al espejo para observar:

Si en la piel de las mamas aparecen nódulos o protuberancias.
Si se ha producido algún cambio en el tamaño o aspecto de las mamas.
Si los pezones están normales (que no estén retraídos ).
Realizar las mismas observaciones colocando las manos primero sobre la cadera y, después detrás de la nuca.

2. Siempre en posición horizontal (acostada) y colocando una mano detrás de la nuca, examinar la mama izquierda con la mano derecha, y viceversa, presionando con las yemas de los dedos y realizando un movimiento circular o bien de arriba hacía abajo (ver esquema).

Examinar el pezón y ver si produce algún tipo de secreción.
Realizar también una palpación del área cercana a la axila en busca de ganglios aumentados de tamaño.
Proceder a realizar las mismas operaciones en la otra mama.

Confirmada la eficacia de un inmunoterápico ya disponible en el cáncer de mama triple negativo

Dada su eficacia y tolerabilidad, ‘pembrolizumab podría cambiar el pronóstico del cáncer de mama triple negativo mestastásico.

Cáncer

Cada año se diagnostican en nuestro país cerca de 28.000 nuevos  cáncer de mama, tipo de tumor que, responsable de más de 6.200 decesos solo en el año 2014, representa la primera causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica entre las mujeres españolas. Y es que a pesar de los avances logrados en su tratamiento, todavía hay un significativo porcentaje de tumores que no pueden ser erradicados. Es el caso de los tumores triple negativo, los más agresivos y más difíciles de abordar. Y es que dado que este tipo de tumor carece de receptores para estrógenos, progesterona y HER2, no pude ser tratado con terapias hormonales. En consecuencia, los tumores triple negativo, que suponen hasta un 15-20% de todos los casos de cáncer de mama, tienen el peor pronóstico de todos. De ahí la importancia de un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), en el que se confirma la eficacia de ‘pembrolizumab’, fármaco inmunoterápico ya aprobado en otros tipos de cáncer, en el tratamiento de estos tumores de mama triple negativo.

Como explica Sylvia Adams, directora de esta investigación presentada en el marco de la Reunión Anual 2017 de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO) que se está celebrando en Chicago (EE.UU.), «nuestro trabajo se aúna al conjunto de conocimientos que podrían ayudar a mejorar el pronóstico de estas pacientes que, a día de hoy, cuentan con muy pocas opciones terapéuticas. Nuestros resultados también sugieren que la inmunoterapia es más beneficiosa cuando se administra de forma precoz, dado que las tasas de respuesta fueron muy superiores cuando se utilizó en primera línea».

Reducir la masa tumoral

Para llevar a cabo el estudio, en el que han tomado parte 17 hospitales de todo el mundo, los autores dividieron a las participantes en dos grupos: un grupo A, en el que se incluyeron 170 pacientes con cáncer de mama triple negativo metastásico –es decir, que ya ha colonizado otros órganos además de la mama– y que, con independencia de la expresión de la proteína PD-L1, ya habían recibido tratamiento intensivo; y un grupo B con 52 pacientes con tumores PD-L1 positivos en los que pembrolizumab se administró como primera línea de tratamiento –es decir, no habían recibido ninguna terapia previa.

En el grupo A, el tratamiento con pembrolizumab indujo una reducción de la menos un 30% de la masa tumoral en ocho pacientes –o lo que es lo mismo, el 5% del total–, lo que conllevó una prolongación de la supervivencia superior a 12 meses. Un tratamiento, asimismo, que logró estabilizar la enfermedad en otras 35 participantes (21%).

Sin embargo, la eficacia de pembrolizumab fue mayor cuando se administró como primera línea de tratamiento. Y es que en el grupo B, este fármaco indujo una reducción de al menos un 30% de la masa del tumor en el 23% de las participantes y estabilizó la enfermedad en el 17%.

Como indica Sylvia Adams, «nuestros resultados sugieren que el tratamiento en monoterapia con pembrolizumab es efectivo en el cáncer de mama triple negativo mestatásico. Además, hemos observado la actividad de pembrolizumab tanto en los tumores PD-L1 positivos como en los negativos, lo cual es muy interesante. En consecuencia, nuestros resultados son ciertamente alentadores, sobre todo en una enfermedad que resulta extremadamente agresiva y que cuenta con limitadas opciones de tratamiento una vez se ha diseminado por el organismo».

Es más; el estudio también confirmó la seguridad de la administración de este fármaco inmunoterápico. De hecho, únicamente un 12% de las pacientes del grupo A y un 8% de las incluidas en el grupo B experimentaron efectos secundarios graves. Además, y si bien siete participantes del grupo A tuvieron que suspender el tratamiento a causa de estos efectos adversos, ninguna paciente del grupo B se vio abocada a abandonar la terapia.

Futuro esperanzador

A día de hoy, el tratamiento del cáncer de mama triple negativo mestatásico viene constituido por la administración de fármacos quimioterápicos, por lo general asociados a una gran toxicidad y numerosos efectos secundarios. Pero como destaca Sylvia Adams, «contrariamente a como sucede con la quimioterapia, los efectos adversos de pembrolizumab son mucho menos frecuentes y mucho más tolerables».

Entonces, y dado que pembrolizumab ya se encuentra aprobado en el tratamiento de distintos tumores –entre otros, el de pulmón–, ¿puede administrarse ya en las pacientes con cáncer de mama triple negativo? No. Todavía hay que realizar más estudios con un mayor número de participantes. Pero en opinión de los autores, hay razones para ser optimistas.

Como concluye Sylvia Adams, «si bien únicamente un subgrupo de pacientes respondió al fármaco, en estos casos pembrolizumab funciono extremadamente bien y las respuestas fueron duraderas. Así, y al causar pocos efectos adversos y prolongar la esperanza de vida, pembrolizumab podría ayudar a cambiar el pronóstico del cáncer de mama triple negativo mestastásico».

A. OTERO