blog

Educación sexual

La educación sexual debe formar parte de la vida familiar. Para ello, la comunicación entre las familias, la confianza y la información son herramientas imprescindibles.

Aprendemos muchas cosas a lo largo de nuestra vida, pero el conectar con nuestro cuerpo, con nuestras emociones, con nuestros sentimientos, no está en esa lista de prioridades. 

Aprender a sentir cómo nos afecta lo que vivimos, qué emociones nos generan y cómo podemos gestionarlo, es un aprendizaje que debería de empezar desde que venimos a este mundo que habitamos.

Es por esto, entre otras muchas cosas, por lo que debemos reivindicar la educación sexual en los colegios. Cuando se habla de educación sexual, muchas veces obtenemos respuestas de rechazo, sobre todo cuando hablamos de edades tempranas. Pero es que, precisamente, cuanto antes empecemos, mejor.

Es fundamental que la gente entienda que cuando hablamos de educación sexual, hablamos de una infinidad de aspectos que nos atraviesan a todos y cada uno de nosotros. Hablamos de cuerpos, de emociones, de sentimientos, de convivencia, de respeto, de cuidados, de amor, de tolerancia, de diversidad y de un largo etcétera.

La educación sexual tiene tres objetivos claros: conocerse, aceptarse y aprender a expresarse de un modo respetuoso tanto con uno mismo como con su entorno.

Capítulo 15

cien años de soledad

Gabriel García Márquez

Resumen del capítulo

Aureliano Segundo se distanció, aún más, de Fernanda por la forma en que se comportó con Meme. Años después descubrió lo que su propia esposa había intentado ocultarle, Meme había tenido un niño de Mauricio y llevaba tres años escondido en el laboratorio de Melquíades. Aureliano Segundo se encargó de su educación y lo llamó José Arcadio. Por su parte, José Arcadio Segundo había abandonado los gallos de pelea para trabajar en la compañía bananera, pero después de años de explotación se convirtió en el líder de los trabajadores y formó el primer sindicato de Macondo. El sindicato peleaba contra los gringos y José Arcadio Segundo se vio, muchas veces, en peligro de ser encarcelado. José Arcadio entendió mejor a su tío, el coronel Aureliano Buendía, pero al final de la lucha descubrió que la verdadera razón de ambos era el vació que tenían en el corazón.

Los sucedáneos del amor: la dependencia

Igual que no es oro todo lo que reluce, tampoco es amor todo lo que “amamos”.¿Somos entonces unos mentirosos? ¿O sólo unos ignorantes?

Yo apuesto claramente por la segunda de las opciones. Creo que somos unos auténticos ignorantes del contenido de nuestros sentimientos amorosos. Y la ignorancia a la que me refiero está sostenida por lo que quiero presentarte como “los sucedáneos del amor” : la dependencia, la aprobación y el enamoramiento.

Estos son estados emocionales que requieren, para el bienestar, la presencia del “ser amado” , pero que no tienen como objetivo favorecer el desarrollo intregral mío ni del otro.

La dependencia

El bebé recién nacido es el mamífero con menos posibilidades de sobrevivir de forma autónoma e independiente. Sin la presencia y la atención de su madre o de quien desempeñe las funciones de maternaje, tiene las horas contadas.

Así, gracias al vínculo (apego) que se establece entre madre e hijo, éste ve asegurada su supervivencia y, en la medida en que la simbiosis, va diluyéndose experimentando la necesidad imperiosa de estar con ella. Ella va a ser fuente de seguridad, tranquilidad, bienestar y supervivencia, y nuestro bebé, en palabras de Enrich From, “la quiere porque la necesita“. Este proceso afectivo es absolutamente lógico y responde inteligente y adaptativamente a la necesidad fundamental de supervivencia. ¿Dónde está entonces el problema?

Pues sencillamente en quedarnos fijados en esa etapa, en no madurar en nuestro concepto de amor y en seguir llamando amor a lo que no es sino una elemental relación de dependencia. Y esto que te estoy contando no es sólo una exposición teórica de la evolución de los afectos. ¡Qué va! La fijación y la no evolución del contenido amoroso a tener después, en la vida adulta, unas repercusiones importantísimas en las relaciones con los demás, y más aún de pareja. El asunto, si no fuese trágico, sería cómico. Resulta que cuando la media naranja descubre que ella solita carece de consistencia y estabilidad, escoge como la mejor de las soluciones “acoplarse” a otra media naranja, también limitada y tambaleante. El resultado aparente es, ciertamente, el de una naranja completa y firme… Sólo hay un pequeño problema: a la menor presión desde el exterior o inquietud interna, el chiringuito se viene abajo, quedando al descubierto las limitaciones de las dos mitades.

¿Canciones de amor?

Lo más preocupante quizás de estas relaciones de dependencia es cómo están socialmente reforzadas en canciones, poemas o declaraciones de amor.

“Te quiero más que a mi vida”. “Lo eres todo para mí”, “Mi vida sin ti no tiene sentido, haz conmigo lo que quieras”, “Sin ti no soy nada” son expresiones normalmente aceptadas como declaraciones de amor, cuando en realidad deberían de ponerse en conocimiento del juzgado de guardia más cercano.

Una situación que me llena de asombro y desconsuelo son los comentarios que hacen algunos amigos y familiares cuando tienen conocimiento de que el muchacho o la muchacha han decidido ser pareja y optan por casarse o irse a vivir juntos. Unas palmaditas en la espalda, a modo de duelo, y luego: “Aprovecha el tiempo que te queda, ahora o nunca”, “Se te acabó el chollo”, “Otro que ha caído”, “Ya estás en capilla”, “¿Cuánto te queda para el patíbulo?”.

Estos comentarios “jocosos” presentan una visión de la relación afectiva como algo limitante, asfixiante y castrante. Y no es para menos porque, cuando la relación está basada en la dependencia, ésta exige inmovilismo y frustración. Desde esta posición, cualquier intento de crecimiento o evolución personal será vivido como una amenaza a la homeostasis y la estabilidad del sistema. Así, el miembro de la pareja que se sienta amenazado por el cambio tenderá a neutralizarlo, bien a través de la amenaza, bien a través del chantaje emocional.

La propuesta que se me ocurre no es esperar a realizarte completamente y entonces encontrar a otra persona también realizada, porque probablemente llegarías con el arroz ya pasado. Dado que en las relaciones de dependencia buscamos a quien tiene lo que nosotros creemos no tener, una propuesta sensata es utilizar la relación y los recursos del compañero como motivo de aprendizaje y crecimiento personal. Así, el de enfrente se convierte en un maestro que me pone de manifiesto aspectos míos menos trabajados. Los roles y los rasgos, en lugar de cronificarse, fluyen y se alternan. “Gracias por estar ahí, por ayudarme a crecer y que sepas que puedo vivir sin ti pero… no me da la gana”.

Photo by Francesca Zama

Necesitamos gritar para exigir garantías a los gobiernos…

“Hace 8 años #RosaElviraCely fue brutalmente agredida, #Violada, empalada y abandonada por su compañero de estudio. Estaba tendida sobre un charco de sangre, con las extremidades inferiores desnudas y laceraciones en los brazos y rastros de estrangulamiento, después de varios días de agonía murió. Dentro de su cuerpo habían palos y restos de astillas. El político #MiguelUribeTurbay dijo que si Rosa Elvira no hubiera salido con su compañero no estaría muerta, osea que básicamente fue culpa de ella.

Hace 4 años #YulianaSamboyi de 7 años fue raptada, abusada y asesinada por #RafaelUribeNoguera, la encontraron escondida debajo de una tina desnuda, con su cuerpo aceitado, con signos de abuso sexual y marcas de estrangulamiento.

Hoy en la madrugada un #MiguelCamiloParra le propicio 7 hachazos en la cabeza a su pareja #AngelaFerro delante de su hijo de 12 años, y en este momento el se encuentra prófugo y Ángela luchado por su vida . Les pido perdón por los detalles, es que a la hora de descalificar a las mujeres organizadas no se escatiman las palabras.

Dicen que somos violentas por nuestros métodos de intervención, me pregunto en qué tipo de categorización entrarán los métodos de intervención de quienes nos violan, nos descuartizan y nos asesinan. Parece que comparten nuestros reclamos pero no nuestra forma de visibilizarlos, porque graffitear una pared siempre es más ultrajante que meter a una mujer en una bolsa de basura.

Ponerse en tetas en una movilización como manifestación simbólica contra estereotipos y opresiones estandarizadas no es digno, tenemos para eso lugares reservados en televisión y en campañas publicitarias para que nuestros cuerpos se expongan a cambio de ganancias. Y tenemos nuestras casas, nuestras cocinas y nuestros maridos, en caso de que queramos experimentar algún tipo de libertad.

Somos criminales por demandar que el aborto sea legal, y es mucho más humano ignorar el #Femicidio de estado y a las mujeres desangradas en consultorios clandestinos. Están indignados por los destrozos en la vía pública y están cansados, dicen, de las exigencias ante una desigualdad que se les presenta como ficticia. Imagínense si nosotras no estamos cansadas de salir a la calle y no saber si vamos a terminar violadas en una caja de cartón. Violencia no es graffitear una pared, ni romper un vidrio, violencia es tener miedo por ser mujer.

Les pedimos disculpas por las molestias y los muros rayados es que nos están asesinando, y se nos hace urgente gritar. Necesitamos gritar para exigir garantías a los gobiernos, necesitamos gritar para no vivir más con miedo.” Paula Thomas

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se conmemora anualmente el 25 de noviembre para denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

La convocatoria fue iniciada por el movimiento feminista latinoamericano en 1981 en conmemoración a la fecha en la que fueron asesinadas, el 25 de noviembre de 1960, las tres hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), en República Dominicana, por oponerse fervientemente a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.​

En 1999 la jornada de reivindicación fue asumida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 54/134 el 17 de diciembre de 1999, entendiendo por violencia contra la mujer «todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada,» e invitando a gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a convocar actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública sobre el problema de la violencia contra las mujeres.

La violencia contra las mujeres se ha convertido en un problema estructural. Se dirige hacia las mujeres con el objetivo de mantener o incrementar su subordinación al género masculino. Su origen se encuentra en la falta de equidad en las relaciones entre hombres y mujeres en diferentes ámbitos y en la discriminación persistente hacia las mujeres.​ Se trata de un problema social presente tanto en el ámbito doméstico como en el público, en esta violencia se presentan numerosas facetas que van desde la discriminación y el menosprecio hasta la agresión física, sexual, verbal, psicológica y el asesinato, manifestándose en diversos ámbitos de la vida social, laboral y política, entre los que se encuentran la propia familia, la escuela, las religiones, e incluso el Estado, entre otras y afecta a las mujeres desde el nacimiento hasta las mujeres de edad avanzada. No está confinada a una cultura, región o país específico, ni tampoco a grupos específicos de mujeres en la sociedad.

En 2014, según los datos disponibles por la ONU:

  • Un 38 % de los asesinatos de mujeres perpetrados en el mundo son cometidos por su pareja, siendo el ámbito familiar y de pareja donde se produce el mayor número de casos de violencia contra la mujer, ya sea esta física, sexual o psicológica. El 50 % de los asesinatos de mujeres en el mundo son cometidos por un familiar o compañero sentimental y el 35 % de las mujeres habrían sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja.
  • Unos 120 millones de niñas de todo el mundo, más de una de cada 10, han sufrido en algún momento coito forzado u otro tipo de relaciones sexuales forzadas.
  • La trata de personas se convierte en una trampa para mujeres y niñas que son en un 98 % el objeto de la explotación sexual (4,5 millones de personas en el mundo).
  • Más de 133 millones de niñas y mujeres han sufrido algún tipo de mutilación genital.

Ser niña sería uno de los factores de riesgo, junto a pertenecer a una clase desfavorecida o a una minoría. 700 millones de mujeres que viven actualmente en el mundo fueron casadas con menos de 15 años, siendo estas más vulnerables a la violencia ejercida por el esposo.

En los conflictos armados la violación sistemática se convierte en un arma de guerra (entre 250 000 y 500 000 mujeres fueron violadas durante el genocidio de 1994 en Ruanda y se calcula que entre 20 000 y 50 000 durante el conflicto de Bosnia a principios de la década de 1990).

Han sido los movimientos feministas los que desde finales del siglo XIX y principalmente durante el pasado siglo XX, los que han dado visibilidad a la condición de la mujer, logrando que la violencia contra las mujeres pasase de considerarse un asunto privado a un problema social y público. Desde entonces la percepción pública se ha ido concienciando de las auténticas dimensiones del problema, y organismos internacionales y nacionales van sumándose y trabajan activamente por erradicarlo, promulgando leyes y promoviendo campañas de concientización. Al día de hoy no se puede dudar que la violencia contra la mujer es un problema global que afecta a los derechos humanos más básicos de más de la mitad de la población mundial y que hay que erradicar.

Habiéndose reconocido que la violencia contra la mujer tiene sus causas en la discriminación y la desigualdad, combatir esa discriminación y desigualdad, significa al tiempo atajar esa violencia.

Entre las claves para luchar contra la violencia hacia las mujeres y avanzar en la prevención, está la educación y una respuesta adecuada de la justicia que evite la impunidad. Alcanzar la equidad de género pasa necesariamente por «transformar las reglas sociales» y los roles que subordinan a la mujer.

5 PELÍCULAS SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO QUE DEBERÍAS VER

1. Te doy mis ojos

Sinopsis

Una noche de invierno, una mujer, Pilar, sale huyendo de su casa. Lleva consigo apenas cuatro cosas y a su hijo, Juan. Tras nueve años de matrimonio, ha comprendido que el maltrato al que la somete su marido, Antonio, no va a cambiar. Antonio no tarda mucho en salir a su busca, según él, la quiere más que a nada en el mundo. Pilar es su sol, dice, y además, “le ha dado sus ojos”. La protagonista se envuelve en una maraña de silencios y de complicidades, de obsesiones y de culpas. Pilar, al escapar de casa, desencadena unos acontecimientos que muchas mujeres en su situación están viviendo, y va cambiando sus esquemas reaccionando con terror donde antes había amor. La cineasta elige sugerir y no mostrar y sólo deja ver una escena en la que estalla la violencia, dejando que la tensión domine el filme. Te doy mis ojos no sólo habla de la víctima, sino también del agresor y para ello, el director recrea las sesiones de terapia. También muestra el entorno de la víctima, con una madre que consiente, una hermana que no entiende pero que apoya a la víctima y un hijo que calla y aprende.

2. Solo mía

Sinopsis

Fue amor a primera vista. Al principio, Ángela alimentaba mil formas de amar a Joaquín y cuando quedó embarazada, ambos se sintieron dichosos. Hasta que llegó el primer reproche, el primer grito y la primera bofetada. Sólo fue necesario un mal día para que Joaquín, por primera vez, la golpeara brutalmente.  Es un retrato de la posesión enfermiza. Los malos tratos se han convertido en un gravísimo problema para la sociedad. Cada vez es mayor el número de mujeres que sufren en sus carnes la sinrazón de auténticos criminales que disfrazan sus fechorías tras la cortina de los celos o la inseguridad. Este filme retrata unos hechos que desgraciadamente  son familiares para muchas de nosotras.

3. Agua

Sinopsis

En 1938, en la India colonial, en pleno movimiento de emancipación liderado por Mahatma Gandhi, una niña de 8 años es casada con un moribundo que fallece aquella misma noche. Tras ser quemado el cuerpo del marido ella se prepara para el destino que la tradición tiene previsto: ingresa en un ashram para viudas donde deberá pasar el resto de su vida, consagrada a la memoria del fallecido.

4. No sin mi hija

Sinopsis

En 1984, Betty Mahmoody, una ciudadana americana felizmente casada con un doctor iraní, iba a pasar unas agradables vacaciones en casa de la familia de su esposo en Irán. Una vez allí, fue retenida con su hija y obligada a quedarse a vivir para siempre. La película cuenta las aventuras que Betty y su hija, Mathob de seis años, sufren para poder escapar del país. La cultura y la ley de este país apoyan la decisión de su esposo y de su familia, que en el mundo occidental es vista como un rapto salvaje y cruel.

5. La lapidación de Soraya

Sinopsis

La película se basa en la novela del periodista Freidoune Sahebjam, que narró la historia de Zahra Khanum, una joven de un pueblo iraní en los años 80 que es acusada falsamente de adulterio por su mujeriego marido. El castigo por ese delito es la lapidación pública hasta la muerte,… tal como establece su código penal.