¿Cómo puedo luchar contra los estereotipos de género?

Nuestra sociedad tiene un conjunto de ideas sobre cómo se espera que los hombres y las mujeres se vistan, se comporten y se presenten.

Sharon McCutcheon

¿Qué son los roles de género?

Los roles de género en la sociedad definen cómo se espera que actuemos, hablemos, nos vistamos, nos arreglemos y nos comportemos según nuestro sexo asignado. Por ejemplo, se espera que las mujeres y las niñas se vistan de forma femenina y que sean educadas, complacientes y maternales. A su vez, se espera que los hombres sean fuertes, agresivos e intrépidos.

Cada sociedad, grupo étnico y cultura tiene expectativas en relación con los roles de género, pero estos pueden variar mucho entre un grupo y otro, y también pueden cambiar con el tiempo dentro de la misma sociedad.

¿Cómo desafiar estos estereotipos?

Es muy probable que te veas rodeado por estereotipos de género. También es posible que hayas visto o experimentado sexismo o discriminación basada en el género. Hay formas de desafiar estos estereotipos para ayudar a que todos, sin importar el género o la identidad de género, se sientan iguales y valorados.

  • Señalémoslo: las revistas, la televisión, las películas e Internet están llenas de estereotipos de género negativos. A veces las personas no los detectan, a menos que alguien se los haga notar. Sé tu quien lo haga. Habla con amigos y familiares sobre los estereotipos que ves y ayuda a los demás a reconocer cómo el sexismo y los estereotipos de género pueden ser dañinos.
  • Sé un ejemplo vivo: conviértete en un modelo para tus amigos y familiares. Respeta a las personas independientemente de su identidad de género. Crea un espacio seguro para que las personas se expresen y muestren su verdadera forma de ser sin importar cuáles sean los estereotipos de género y las expectativas de la sociedad.
  • Di lo que piensas: si alguien hace bromas o comentarios sexistas, ya sea de forma virtual o en persona, desafíalo. 
  • Inténtalo: si deseas hacer algo que, generalmente, no está asociado con tu género, piensa en si estarás a salvo al hacerlo. Si crees que lo estarás, inténtalo. Los demás aprenderán de tu ejemplo.

Si estás en conflicto con el género o con la identidad de género y las expectativas, no estás solo. Puede ser útil hablar con uno de tus padres o con un amigo, un familiar, un profesor o un asesor profesional en quien confíes.

¿Cómo afectan los estereotipos de género a las personas?

Un estereotipo es un prejuicio o criterio ampliamente aceptado sobre una persona o sobre un grupo, si bien es una simplificación excesiva y no siempre es preciso. Los estereotipos de género pueden ocasionar un trato desigual e injusto por el género de una persona. Esto se denomina “sexismo”.

Existen cuatro tipos básicos de estereotipo de género:

  • Rasgos de personalidad: por ejemplo, se espera que las mujeres sean complacientes y emocionales, y que los hombres sean seguros y agresivos.
  • Comportamiento doméstico: por ejemplo, algunas personas esperan que las mujeres se encarguen de los niños, cocinen y limpien la casa, mientras que los hombres se encargan de las finanzas, del automóvil y de las reparaciones.
  • Ocupaciones: algunas personas asumen rápidamente que quienes se ocupan de la docencia y la enfermería son mujeres, mientras que quienes se dedican a la medicina, a la ingeniería o a pilotar aeronaves son hombres.
  • Aspecto físico: por ejemplo, se espera que las mujeres sean delgadas y elegantes, mientras que se espera que los hombres sean altos y musculosos. También se espera que los hombres y las mujeres se vistan y se arreglen de forma estereotipada según su género (los hombres con pantalones y pelo corto; las mujeres con vestidos y maquillaje).

La hiperfeminidad es la exageración de los estereotipos de conducta que se consideran femeninos. Las personas hiperfemeninas exageran las cualidades que juzgan femeninas. Esto puede incluir comportamientos pasivos, ingenuos, de inocencia sexual, suaves, coquetos, delicados, maternales y complacientes.

La hipermasculinidad es la exageración de los estereotipos de conducta que se consideran masculinos. Las personas hipermasculinas exageran las cualidades que juzgan masculinas. Creen que deben competir con otros hombres y dominar a las personas femeninas con comportamientos agresivos y mundanos, tener mucha experiencia sexual, ser físicamente imponentes, ambiciosos y exigentes.

Estos estereotipos de género exagerados pueden dificultar las relaciones con otras personas. Las personas hiperfemeninas tienen más probabilidades de soportar el abuso físico y emocional por parte de sus parejas. Las personas hipermasculinas tienen más probabilidades de ser física y emocionalmente violentos con sus parejas. 

Los estereotipos extremos de género son dañinos porque no permiten que las personas expresen completamente lo que piensan ni sus emociones. Por ejemplo, es dañino para las personas masculinas considerar que no deberían llorar o expresar emociones sensibles. A su vez, es dañino para las personas femeninas sentir que no deberían ser independientes, inteligentes o firmes. Romper con los estereotipos de género les permite a las personas mostrar su mejor faceta.

plannedparenthood.org

¿Qué es la orientación sexual?

La orientación sexual se refiere a quién te sientes atraído/a. Tal vez ya sepas cuál es tu orientación sexual, o todavía estés en proceso de descubrirla, ambos son completamente normales.

Existen muchas etiquetas para describir por quién sientes atracción romántica y sexual.

LESBIANA: Una mujer que se siente atraída romántica o sexualmente por otras mujeres.

 GAY: Persona que siente atracción únicamente por personas del mismo género.

BISEXUAL: Persona que siente atracción tanto por hombres como por mujeres. A veces se usa para describir a quienes sienten atracción sexual por personas de todos los géneros, incluidos los géneros no binarios.

QUEER: Término (adaptado al español como “cuir” -“queer”- y, a veces, traducido como “rarito” o “marica”) que hace referencia a varias identidades sexuales y de género distintas de heterosexual y cisgénero. En el pasado, el término era despectivo y todavía puede ser ofensivo para algunas personas. Sin embargo, muchas personas utilizan esta palabra orgullosamente para identificarse.

 ASEXUAL: Identidad u orientación sexual que está relacionada con no sentir atracción sexual por nadie.

HETERO: Que siente atracción por las personas del género opuesto.

EN CUESTIONAMIENTO: Estar inseguro/a sobre tu orientación sexual o identidad de género.

No se sabe con certeza qué causa que una persona sea lesbiana, gay, heterosexual, o bisexual pero probablemente tu orientación sexual haya comenzado a definirse a una edad temprana. Esto no quiere decir que existían sentimientos sexuales, solo que tuviste sentimientos hacia una persona que te atraía. Al crecer esos sentimientos se hacen más fuertes y conforman tu identidad sexual.

A veces la orientación sexual cambia con el tiempo y a veces se mantiene estable durante toda la vida. Pero la orientación sexual no es una opción, y no puede ser cambiada con terapias, tratamientos, presión familiar o de amigos. Tampoco puedes “hacer gay” a otra persona. Por ejemplo, una niña que juega con juguetes tradicionalmente asociados a niños no se va a convertir en lesbiana por eso.

La orientación sexual puede ser increíblemente simple -eres una mujer a quien siempre le han gustado tanto hombres como mujeres y te defines como bisexual- o puede ser mucho más compleja. Te puede llevar muchos años el entender tu orientación sexual y salir del “ropero”. Algunas personas se autodenominan “en cuestionamiento” lo cual significa que no están seguros/as sobre su orientación sexual o identidad de género. Esto es muy común, especialmente en los adolescentes.

Descubrir tu orientación sexual puede hacerte sentir confuso y solitario, pero no tiene por qué ser así. Muchas personas asumen que todos a su alrededor son hetero, o tienen ideas anticuadas sobre lo que son las personas LGBTQ. Eso puede hacer que te sientas mal contigo mismo/a, especialmente si te han hecho bullying (se han burlado de ti).

Sin embargo, no estás solo/a para nada y definitivamente no te hace una mala persona. Puede que no lo parezca en la escuela secundaria, pero ser LGBTQ es bastante común, y es una gran fuente de orgullo y felicidad para muchas personas. Hablar con alguien en quien confías, alguien que está atravesando las mismas cosas que tú o las ha vivido en el pasado, puede ser de gran ayuda.

plannedparenthood.org

¿Cómo influyen las emociones en nuestra sexualidad?

Las emociones son estados afectivos innatos y automáticos que se experimentan a través de cambios fisiológicos, cognitivos y conductuales. Son necesarias para adaptarse al entorno en el que nos desenvolvemos. Es muy importante que las personas aprendamos a manejar las emociones ya que éstas tienen repercusión en nuestra salud tanto física como psicológica.

El aprender a identificarlas, reconocerlas, sentirlas y gestionarlas desde nuestra más tierna infancia será una herramienta muy valiosa, que nos ayudará a transitar por las distintas épocas vitales de manera más saludable y satisfactoria, y que puede favorecer el vivirnos y entendernos mejor.

La educación sexual engloba la educación emocional, ya que son aspectos intrínsecos a la persona. El aprender a gestionarlos favorecerá la consecución de los objetivos de la educación sexualconocerse, aceptarse y aprender a expresarse de una forma satisfactoria, tanto para la propia persona como con su entorno, teniendo en cuenta las necesidades propias y ajenas.

Por lo tanto, la educación sexual es de vital importancia ya que es una herramienta indispensable para nuestro desarrollo pleno y para alcanzar una vivencia saludable, que genere bienestar, favoreciendo y fomentando que las personas se quieran y se cuiden.

Photo by Tan Danh

Es importante que tengamos claras varias cosas en relación a las emociones:

  • NO HAY EMOCIONES BUENAS NI MALAS, lo que podemos es sentir emociones que nos resulten agradables o desagradables, pero todas ellas son necesarias y nos transmiten información muy valiosa. Por ejemplo, el miedo es una emoción que nos puede resultar desagradable, pero, si lo sentimos en una relación sexual, puede ser una señal de alarma que nos indica que algo no nos está haciendo sentir bien. Por ello es necesario aprender a escuchar, interpretar y respetar las señales que nos envía nuestro cuerpo, teniéndolas en cuenta y actuando en consecuencia.

LAS EMOCIONES SON ESTADOS QUE NO VAMOS A PODER EVITAR, VAN A ESTAR PRESENTES EN NUESTRA VIDA de un modo u otro, queramos o no. Lo que en muchas ocasiones ocurre es que hay una mala gestión de las mismas. Es muy frecuente intentar bloquear ciertas emociones o sentimientos que nos resultan desagradables o difíciles de asumir. Esta mala gestión suele tener consecuencias importantes, que se manifestarán de distintas formas en cada persona, como por ejemplo, jaquecas, contracturas, cansancio crónico, estrés, bruxismo, dificultades sexuales, problemas de concentración, problemas de sueño, alteraciones gastrointestinales, etc. Toda esta sintomatología está estrechamente ligada con dificultades a la hora de gestionar nuestras emociones, y son algunas de las formas que tiene nuestro cuerpo de decirnos que hay un “nudo emocional” que deberíamos abordar

FUNCIONES DE LAS EMOCIONES

Las emociones tienen una función adaptativa, que nos ayuda a regularnos y sobre todo a favorecer nuestra supervivencia, ya que no olvidemos que la principal función de nuestro cerebro es que sobrevivamos. También tienen una función social, que favorece que nos comuniquemos con las demás personas. Otra de sus funciones es la motivacional, que nos indica lo que nuestro cuerpo necesita y en qué dirección debemos movilizar nuestros recursos para conseguir algo.

Las emociones condicionan nuestras reacciones fisiológicas, pero también nuestros pensamientos y nuestras conductas, ya que generan cambios no solo a nivel físico, sino también a nivel afectivo y a nivel psicológico. Por todo ello, van a tener también influencia en nuestra sexualidad.

EL LADO EMOCIONAL DE LA SEXUALIDAD

Como fuimos viendo a lo largo de estas líneas, las emociones nos atraviesan y nos condicionan en todos los aspectos y ámbitos de nuestra vida, por lo tanto, lo harán igualmente, y de forma muy directa, en nuestra sexualidad.

Es fundamental, tener en cuenta que si no somos capaces de conectarnos con nosotres mismes de forma profunda, no vamos a ser capaces de hacerlo con otras personas tampoco.

Del mismo modo, esta mala gestión emocional también nos puede ocasionar dificultades a la hora de lidiar con las emociones de las personas que nos rodean. Esto puede tener implicaciones muy directas a la hora de mantener relaciones sexuales con otras personas. Es decir, si no sabemos interpretar las emociones en nuestro cuerpo, tampoco seremos capaces de leerlas en otras personas, esto va a suponer una barrera difícil de vencer, ya que el sexo se trata de comunicarse en todos los sentidos.

Photo by Anna Shvets

“El sexo es una conversación, si no sabemos escuchar, intercambiar y conectar, sería como ir a soltar un monólogo. Por muy interesante que sea el monólogo, si además siempre es el mismo, nos terminamos cansando de que nos den la turra”.

Así mismo, si partimos de una mala gestión emocional y un mal autoconocimiento, es posible que cuando nos intentemos vincular afectiva o sexualmente con otras personas, aparezcan inseguridades, vergüenzas, miedos o “fantasmas”, que, lejos de ayudar a que disfrutemos, crean barreras que nos alejan de las otras personas.

¿CÓMO PODEMOS DISFRUTAR DE UNA RELACIÓN SEXUAL?

Para poder disfrutar de una relación sexual, lo ideal es ir desde la calma, la confianza, el sentirnos a gusto y segures con esa persona o personas. Teniendo claro que lo importante en una relación erótica no son la cantidad de posturas, tiempos o tamaños; sino el propiciar que las demás personas se sientan a gusto. Teniendo en cuenta sus deseos y necesidades, promoviendo así  relaciones basadas en los cuidados, el respeto y el buentrato, dónde todas las personas implicadas puedan expresarse libremente .

Aprender a gestionar las emociones es un proceso que requiere trabajar de modo continuado y que precisa de mucho tiempo para integrarlas, siendo una tarea a realizar a lo largo de la vida. Además, no son algo estático, sino que los motivos que las provocan, la intensidad, el momento, el cómo afectan y las circunstancias vitales de las personas varían y, por lo tanto, es continuo el desafío a nuevos retos en el ámbito emocional.

Photo by Polina Tankilevitch

Urge estimular la inteligencia emocional para poder ser personas con un desarrollo más saludable en este ámbito y así aprender a autocuidarnos, así como a cuidar también del resto de personas y las relaciones con ellas.

Lucía Álvarez López y Sabela Maceira Mato

5 reglas para ser feliz:

La hermosa y bien perfumada anciana de 83 años, completamente vestida cada mañana a las 8 a.m. en punto, con su cabello arreglado a la moda y el maquillaje perfectamente aplicado, se muda hoy a un asilo.

Su esposo murió recientemente, lo que motivó la mudanza. Después de muchas horas de esperar pacientemente en el recibidor del asilo, sonrió dulcemente, cuando se le dijo que su cuarto estaba listo.

Mientras se desplazaba con su andador hacia el ascensor, se le dio una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las cortinas que colgaban de su ventana. “Me encanta”, afirmó, con el entusiasmo de una niña de 8 años al que le acaban de entregar una nueva mascota.

– Sra. Jones; no ha visto el cuarto, espere.-

Eso no importa, respondió. La felicidad es algo que decides con el tiempo. Si me gusta o no mi cuarto, no depende de cómo estén arreglados los muebles, depende de cómo arregle mi mente. Ya decidí que me gusta. Es una decisión que hago cada mañana, cuando me levanto. Tengo la elección; puedo pasar el día en la cama, repasando la dificultad que tengo con las partes de mi cuerpo que no funcionan, o salir de la cama y estar agradecida por las partes que sí funcionan.

Cada día es un regalo, y mientras se abran mis ojos, me enfocaré en el nuevo día y los recuerdos felices que he almacenado solo por esta vez en mi vida. La FELICIDAD es como una cuenta de banco: tú retiras de ella, lo que has depositado. Así que mi consejo sería que deposites una gran cantidad de felicidad, en la cuenta de tu memoria.

Recuerda estas cinco simples reglas para ser feliz:

Libera tu corazón del odio.

Libera tu mente de preocupaciones.

Vive sencillamente.

Da más.

Espera menos.

❤❤❤❤ADMIRABLE ACTITUD ❤❤❤❤

Identidades de Género

La identidad de género es la percepción que cada persona tiene sobre sí misma y su cuerpo, es decir la conciencia de pertenecer a un determinado sexo.

La definición del sexo-género de una persona va mucho más allá de la apreciación visual de sus órganos genitales externos en el momento del nacimiento, no es un concepto puramente biológico, sino, sobre todo, psicosocial.

En la persona imperan las características psicológicas que configuran su forma de ser y se ha de otorgar soberanía a la voluntad humana sobre cualquier otra consideración física. La libre determinación del género de cada persona ha de ser afirmada como un derecho humano fundamental, parte inseparable de su derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Los tipos de identidad de género son muchos y cada vez se encuentran más definiciones, dejando de lado el binomio hombre-mujer y considerando otros parámetros, los más conocidos son:

Cisgénero

Persona cuyo género coincide con el que le fue socialmente asignado al nacer. La mayoría de las personas a las que se les asigna una mujer al nacer se identifican como niñas o mujeres, y la mayoría de las personas a las que se les asigna un hombre al nacer se identifican como niños u hombres. Estas personas son cisgénero (o cis).

Transgénero

Persona cuyo género no coincide con el que le fue socialmente asignado al nacer. Algunas personas sienten que el sexo que se les asignó al nacer no coincide con su identidad de género o con el género que sienten que tienen en su interior. A estas personas se las suele llamar “transgénero”. Existen muchos términos diferentes que las personas transgénero utilizan para describirse a sí mismas. Por ejemplo, en ocasiones, la palabra “transgénero” se acorta como “trans”, o incluso, “mujer trans” u “hombre trans”. Siempre es mejor utilizar el lenguaje y las etiquetas que cada persona elige para sí misma.

Las personas transgénero expresan su identidad de género de maneras diferentes. Algunas personas utilizan su vestimenta, comportamiento y gestos para vivir según el género que sienten. Algunas personas toman hormonas y pueden someterse a una cirugía para transformar su cuerpo con el fin de que coincida con su identidad de género. Algunas personas transgénero rechazan el entendimiento tradicional de género dividido en “masculino” y “femenino”, y se identifican solo como transgénero, intergénero, de género fluido o de otras formas.

Las personas transgénero son diversas en sus identidades de género (el modo en que te sientes en tu interior), en las expresiones de género (la manera de vestir y actuar) y en las orientaciones sexuales (las personas por las que sientes atracción).

Trans también puede incluir a personas que no se identifican con roles estrictos de género masculino / femenino . Otras personas que no se identifican ni como hombre ni como mujer se llaman a sí mismas genderqueer. Hay otros términos y etiquetas de identidad de género , pero no use términos como transgénero, travesti, transexual o, él-ella, están pasados ​​de moda y pueden ser hirientes. Siempre es mejor respetar las palabras que la gente usa para describirse a sí misma.

Travesti

Se centra en el acto de ponerse la ropa y los accesorios asignados al género opuesto al que la persona pertenece.

Queer

Personas que no se identifican con los modelos de género binario hombre-mujer. “Queer” es una palabra que describe una identidad de género y sexual diferente a la heterosexual y cisgénero. Las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero pueden llegar a identificarse con la palabra “queer”. Se utiliza a veces para expresar que la sexualidad y el género pueden ser complicados, cambiar con el tiempo, y no encajar ordenadamente en una identidad o la otra, como ser hombre, mujer, gay o hetero.

La palabra “queer” tiene en su historia una connotación negativa – “queer” ha sido usada (y a veces lo sigue siendo) para despreciar y faltar el respeto a las personas LGBTQ. Sin embargo, hay más y más personas que la utilizan con orgullo para auto-identificarse. Por eso no debes llamar a alguien “queer” sin antes saber si se sienten cómodos con eso. Lo mejor es preguntar qué etiqueta/designación prefieren.

Drag Queen o King

Drag Queentransformista es un término que describe a una persona que se disfraza y actúa a la usanza del estereotipo de una mujer de rasgos exagerados, con una intención primordialmente histriónica que se burla de las nociones tradicionales de la identidad de género y los roles de género. Se refiere a una representación artística, exagerada y dramática.

No debe confundirse con las identidades transgénero, ya que el término transgénero implica disconformidad con el género de nacimiento.

Es una forma de personificación femenina y transformismo en el que una persona altera su apariencia y los patrones de su personalidad para ajustarlos al comportamiento y apariencia de una mujer de caricatura, frecuentemente exagerando las cualidades estéticas asociadas popularmente a la feminidad mediante la utilización de vestuario flamboyant, peinados exuberantes y maquillaje, originado de una intención primordialmente cómica o satírica. ​Drag queen puede ser un hombre homosexual, bisexual o una persona de cualquier orientación sexual; siempre teniendo en cuenta que están creando un personaje para la sociedad.

Expresiones de género (más que géneros en sí)

  • Andrógino/e: Persona cuya identidad es una mezcla en distintos grados entre mujer y hombre. También se puede usar como sinónimo ginoandros.
  • Neutrois: lo opuesto a la androginia, personas que hacen una supresión de las características tradicionalmente asignadas como masculinas o femeninas. Suele abarcar el género neutro, null-gender, gender neutral y a veces se solapa con agénero.
  • Personas de sexo no ajustado o non-conforming: personas que no se quieren identificar con las etiquetas de género binarias. Algunas etiquetas afines son Gender Questioning y Gender Variant.
  • Berdache o Dos espíritus: término empleado especialmente por las personas pertenecientes a pueblos amerindios de América del Norte. Se utilizaba como equivalente a homosexual. Son personas que se mueven entre los roles masculinos y femeninos para cuestiones de vestimenta, sociabilidad o sexualidad, dependiendo de la elección personal de cada uno.
Kristen Stewart, como Cara Delevingne, son dos de las más famosas estrellas que evitan definir su identidad de género en las entrevistas, con lo que se las suele etiquetar en la categoría queer.
  • No-binario: personas que no se identifican con el género binario, esto está dentro de los transgéneros, aunque muchos prefieran la palabra no binario para evitar confusiones. Es decir, todos las personas no-binarias son trans, pero no todos las personas trans son no binarias. Genderqueer: sinónimo de género no-binario.
  • Agénero: Persona que no se identifica con ningún género.
  • Bigénero: persona que se identifica con dos géneros, por ejemplo: male/female, male/agender. Puede ser al mismo tiempo o fluctuar entre ambos.
  • Género Fluido o genderfluid: persona cuyo género fluctúa entre varios, puede ser dos o más (por eso no es exactamente lo mismo que bigénero).
  • Pangénero: identidad en la que se ubican todas las identidades, aunque de una manera fija y no variable, no como en el género fluido.
  • Poligénero/Multigénero: Persona con más de dos identidades de género.
  • Intergénero: Persona intersexual cuya identidad se sitúa en un punto medio entre dos géneros, usualmente los binarios. Esta identidad pertenece únicamente a personas intersexuales, no debe utilizarse por parte del resto.

Por último, una aclaración que nunca está de más: las etiquetas de género no están vinculadas con la orientación sexual. Son dos conceptos independientes.

Educación sexual

La educación sexual debe formar parte de la vida familiar. Para ello, la comunicación entre las familias, la confianza y la información son herramientas imprescindibles.

Aprendemos muchas cosas a lo largo de nuestra vida, pero el conectar con nuestro cuerpo, con nuestras emociones, con nuestros sentimientos, no está en esa lista de prioridades. 

Aprender a sentir cómo nos afecta lo que vivimos, qué emociones nos generan y cómo podemos gestionarlo, es un aprendizaje que debería de empezar desde que venimos a este mundo que habitamos.

Es por esto, entre otras muchas cosas, por lo que debemos reivindicar la educación sexual en los colegios. Cuando se habla de educación sexual, muchas veces obtenemos respuestas de rechazo, sobre todo cuando hablamos de edades tempranas. Pero es que, precisamente, cuanto antes empecemos, mejor.

Es fundamental que la gente entienda que cuando hablamos de educación sexual, hablamos de una infinidad de aspectos que nos atraviesan a todos y cada uno de nosotros. Hablamos de cuerpos, de emociones, de sentimientos, de convivencia, de respeto, de cuidados, de amor, de tolerancia, de diversidad y de un largo etcétera.

La educación sexual tiene tres objetivos claros: conocerse, aceptarse y aprender a expresarse de un modo respetuoso tanto con uno mismo como con su entorno.

Los sucedáneos del amor: la dependencia

Igual que no es oro todo lo que reluce, tampoco es amor todo lo que “amamos”.¿Somos entonces unos mentirosos? ¿O sólo unos ignorantes?

Yo apuesto claramente por la segunda de las opciones. Creo que somos unos auténticos ignorantes del contenido de nuestros sentimientos amorosos. Y la ignorancia a la que me refiero está sostenida por lo que quiero presentarte como “los sucedáneos del amor” : la dependencia, la aprobación y el enamoramiento.

Estos son estados emocionales que requieren, para el bienestar, la presencia del “ser amado” , pero que no tienen como objetivo favorecer el desarrollo intregral mío ni del otro.

La dependencia

El bebé recién nacido es el mamífero con menos posibilidades de sobrevivir de forma autónoma e independiente. Sin la presencia y la atención de su madre o de quien desempeñe las funciones de maternaje, tiene las horas contadas.

Así, gracias al vínculo (apego) que se establece entre madre e hijo, éste ve asegurada su supervivencia y, en la medida en que la simbiosis, va diluyéndose experimentando la necesidad imperiosa de estar con ella. Ella va a ser fuente de seguridad, tranquilidad, bienestar y supervivencia, y nuestro bebé, en palabras de Enrich From, “la quiere porque la necesita“. Este proceso afectivo es absolutamente lógico y responde inteligente y adaptativamente a la necesidad fundamental de supervivencia. ¿Dónde está entonces el problema?

Pues sencillamente en quedarnos fijados en esa etapa, en no madurar en nuestro concepto de amor y en seguir llamando amor a lo que no es sino una elemental relación de dependencia. Y esto que te estoy contando no es sólo una exposición teórica de la evolución de los afectos. ¡Qué va! La fijación y la no evolución del contenido amoroso a tener después, en la vida adulta, unas repercusiones importantísimas en las relaciones con los demás, y más aún de pareja. El asunto, si no fuese trágico, sería cómico. Resulta que cuando la media naranja descubre que ella solita carece de consistencia y estabilidad, escoge como la mejor de las soluciones “acoplarse” a otra media naranja, también limitada y tambaleante. El resultado aparente es, ciertamente, el de una naranja completa y firme… Sólo hay un pequeño problema: a la menor presión desde el exterior o inquietud interna, el chiringuito se viene abajo, quedando al descubierto las limitaciones de las dos mitades.

¿Canciones de amor?

Lo más preocupante quizás de estas relaciones de dependencia es cómo están socialmente reforzadas en canciones, poemas o declaraciones de amor.

“Te quiero más que a mi vida”. “Lo eres todo para mí”, “Mi vida sin ti no tiene sentido, haz conmigo lo que quieras”, “Sin ti no soy nada” son expresiones normalmente aceptadas como declaraciones de amor, cuando en realidad deberían de ponerse en conocimiento del juzgado de guardia más cercano.

Una situación que me llena de asombro y desconsuelo son los comentarios que hacen algunos amigos y familiares cuando tienen conocimiento de que el muchacho o la muchacha han decidido ser pareja y optan por casarse o irse a vivir juntos. Unas palmaditas en la espalda, a modo de duelo, y luego: “Aprovecha el tiempo que te queda, ahora o nunca”, “Se te acabó el chollo”, “Otro que ha caído”, “Ya estás en capilla”, “¿Cuánto te queda para el patíbulo?”.

Estos comentarios “jocosos” presentan una visión de la relación afectiva como algo limitante, asfixiante y castrante. Y no es para menos porque, cuando la relación está basada en la dependencia, ésta exige inmovilismo y frustración. Desde esta posición, cualquier intento de crecimiento o evolución personal será vivido como una amenaza a la homeostasis y la estabilidad del sistema. Así, el miembro de la pareja que se sienta amenazado por el cambio tenderá a neutralizarlo, bien a través de la amenaza, bien a través del chantaje emocional.

La propuesta que se me ocurre no es esperar a realizarte completamente y entonces encontrar a otra persona también realizada, porque probablemente llegarías con el arroz ya pasado. Dado que en las relaciones de dependencia buscamos a quien tiene lo que nosotros creemos no tener, una propuesta sensata es utilizar la relación y los recursos del compañero como motivo de aprendizaje y crecimiento personal. Así, el de enfrente se convierte en un maestro que me pone de manifiesto aspectos míos menos trabajados. Los roles y los rasgos, en lugar de cronificarse, fluyen y se alternan. “Gracias por estar ahí, por ayudarme a crecer y que sepas que puedo vivir sin ti pero… no me da la gana”.

Photo by Francesca Zama

Necesitamos gritar para exigir garantías a los gobiernos…

“Hace 8 años #RosaElviraCely fue brutalmente agredida, #Violada, empalada y abandonada por su compañero de estudio. Estaba tendida sobre un charco de sangre, con las extremidades inferiores desnudas y laceraciones en los brazos y rastros de estrangulamiento, después de varios días de agonía murió. Dentro de su cuerpo habían palos y restos de astillas. El político #MiguelUribeTurbay dijo que si Rosa Elvira no hubiera salido con su compañero no estaría muerta, osea que básicamente fue culpa de ella.

Hace 4 años #YulianaSamboyi de 7 años fue raptada, abusada y asesinada por #RafaelUribeNoguera, la encontraron escondida debajo de una tina desnuda, con su cuerpo aceitado, con signos de abuso sexual y marcas de estrangulamiento.

Hoy en la madrugada un #MiguelCamiloParra le propicio 7 hachazos en la cabeza a su pareja #AngelaFerro delante de su hijo de 12 años, y en este momento el se encuentra prófugo y Ángela luchado por su vida . Les pido perdón por los detalles, es que a la hora de descalificar a las mujeres organizadas no se escatiman las palabras.

Dicen que somos violentas por nuestros métodos de intervención, me pregunto en qué tipo de categorización entrarán los métodos de intervención de quienes nos violan, nos descuartizan y nos asesinan. Parece que comparten nuestros reclamos pero no nuestra forma de visibilizarlos, porque graffitear una pared siempre es más ultrajante que meter a una mujer en una bolsa de basura.

Ponerse en tetas en una movilización como manifestación simbólica contra estereotipos y opresiones estandarizadas no es digno, tenemos para eso lugares reservados en televisión y en campañas publicitarias para que nuestros cuerpos se expongan a cambio de ganancias. Y tenemos nuestras casas, nuestras cocinas y nuestros maridos, en caso de que queramos experimentar algún tipo de libertad.

Somos criminales por demandar que el aborto sea legal, y es mucho más humano ignorar el #Femicidio de estado y a las mujeres desangradas en consultorios clandestinos. Están indignados por los destrozos en la vía pública y están cansados, dicen, de las exigencias ante una desigualdad que se les presenta como ficticia. Imagínense si nosotras no estamos cansadas de salir a la calle y no saber si vamos a terminar violadas en una caja de cartón. Violencia no es graffitear una pared, ni romper un vidrio, violencia es tener miedo por ser mujer.

Les pedimos disculpas por las molestias y los muros rayados es que nos están asesinando, y se nos hace urgente gritar. Necesitamos gritar para exigir garantías a los gobiernos, necesitamos gritar para no vivir más con miedo.” Paula Thomas