Sencillos ejercicios para sanar a nuestro Niñ@ Interior

Nuestro Yo Superior ( o Ser Superior ), no es otra cosa más que el conjunto de esas partes de nosotros que están habitando frecuencias de energía y de conciencia superiores. Nuestro Yo Superior ya se encuentra en contacto con nosotros en este momento, no es algo que tenemos que aprender a hacer, porque es algo que está sucediendo para todos y cada uno de los seres humanos. El Yo Superior podría ser comparado con nuestro concepto de “la intuición”, que todos experimentamos en mayor o menor grado en nuestras vidas, algunos suelen hacerles caso y otros no, pero está allí, siempre esperando comunicarse con nosotros a través de cualquier mensaje sutil que podamos captar.

Meditación

“Utiliza toda la energía de tu niñ@ Interior para construir tu vida tal y como la desea tu Alma”. Cuando aparezca un bloqueo, ve directo hacia tu Niñ@ Interior: Pregúntale porqué siente que necesita el bloqueo, Permítele expresar su respuesta a través de sensaciones físicas como dolor en el cuerpo o con escenas y memorias pasadas. El responderá siempre, el Niñ@ Interior tiene la memoria de cada vida que has vivido de la misma manera que el Alma o Ser Superior la tiene. Si él cree que estás haciendo un intento por moverte hacia algo que te ha creado dolor en el pasado o quizás la muerte, buscará bloquearte, el no quiere que te hieran de nuevo. El Niñ@ Interior no es tu enemigo, el/ella es tu protector/ra, así que trabaja con él/ella y no en su contra, recuerda que cuando lo hagas tu vida fluirá.

El/la niñ@ Heridos

“COMO SANAR AL NIÑO HERIDO“

Si no puedes intimar con otras personas, es porque no sabes cómo intimar con tu propio niño interior. El pequeño que hay dentro de ti está dolido y asustado. Es muy importante sanar tu niñ@ interior herido, lastimado y que él se libere del dolor. El no sanar nuestro niño interior no nos permite co-crear la realidad que ansiamos y soñamos profundamente para nuestras vidas.

Sana tus heridas de la Infancia

 Técnica de Recuperación y Bienvenida de nuestro Yo infantil

“Para ser plenamente humano, el niño que llevamos dentro debe ser abrazado y se tiene que manifestar”. Doctora Capacchione.

Agradezco a la vida por haberme dado la oportunidad de experimentar el encuentro con mi niña interior y a saber reconocerla cuando me necesite, les doy las gracias a mis hijos por ese amor tan grande que nos une, a mis hermanos, a mis padres y en concreto a mis nietas, Claudia y Martina, por hacer de espejo con mi niña interior.

La Herida del Dependiente

Al ser Humano le es difícil aceptar la idea de que el cuerpo es muy inteligente. No desea admitir que el cambio más profundo del cuerpo físico es una forma de atraer la atención de algo que vive en su interior y que, por el momento, no quiere reconocer. Cuando el cuerpo llama la atención acerca de alguna conducta, en realidad significa, que el DIOS interior está intentando, a través de la manifestación corporal, que la consciencia despierte y afronte lo que teme ver. Preferimos mantenernos en el miedo antes que descubrir nuestras heridas, llevando las máscaras que hemos creado para ocultarlas y creyendo que así sanaremos…

La Herida del Controlador

El controlador es especialista en encontrar cualquier medio para seducir. El controlador será, por ejemplo, el preferido de su suegra, ya que la habrá seducido con sus bellas palabras. Utiliza la seducción en todos los ámbitos de su vida. El mayor temor del controlador es la disociación en todas sus formas. Para este tipo de personas es sumamente difícil separarse de su pareja, lo que ve como una disociación y representa una derrota inmensa. Si la decisión de la separación proviene de él mismo, temerá traicionar al otro y se acusará a si mismo de traidor. Sin embargo los controladores son los que más se separan y viven rupturas. Si temen comprometerse es porque también temen la separación. Ese temor les induce a atraer relaciones amorosas en las que el otro no tiene intención de comprometerse para que así puedan percatarse de que son ellos quienes no desean comprometerse.

Herida del Rígido

¿Cómo sanar tu herida de Injusticia? La primera etapa para sanar una herida radica en reconocerla y aceptarla sin estar necesariamente de acuerdo con el hecho de que existe. Aceptar una herida significa mirarla, observarla detenidamente y saber que tener situaciones que resolver forma parte de la experiencia del ser humano

La Herida del Masoquista

Cuando la dolencia es parte de tu viaje espiritual ninguna medicina, ningún médico podrá curarte hasta que tu espíritu haya decidido cambiar”. El alma que llega para sanar esta herida será atraída por un progenitor, o ambos, que la humillarán. El surgimiento de la herida de humillación ocurre en el momento en que el niño siente que uno de sus padres se avergüenza de él. Cada vez que actúas sin reaccionar por la herida avanzas hacia el cierre del trauma. Este vídeo puede ayudarte a dar el primer paso hacia tu curación.

La Herida del Huidizo

Antes de nacer, tu Dios interior atrae tu alma hacia el medio ambiente y la familia que necesitarás durante tu siguiente vida.Esta atracción magnética y sus objetivos están determinados, por una parte, por aquello que aún no has logrado vivir en el amor y la aceptación de tus vidas anteriores y, por otra, por lo que tus futuros padres deben poner en orden através de un niñ@ como tú. Esto explica que los niños y los padres suelan tener las mismas heridas que curar.