sofocos y sudores

252xNxflashes.jpg.pagespeed.ic_.0Ay5hHEnrw437762-Cartoon-Man-Sweating-And-Staring-At-A-Hot-Thermometer-Poster-Art-Print

Esta página le informa sobre los sofocos y sudores causados por un descenso de la cantidad de hormonas sexuales en su cuerpo. Tanto los hombres como las mujeres pueden tener sofocos debido a cáncer o tratamiento del cáncer.

Sofocos

Los sofocos pueden ser muy problemáticos. Se trata de uno de los síntomas más comunes que las mujeres tienen cuando pasan por la menopausia. Alrededor de 3 de cada 4 mujeres que pasan por la menopausia (75%) tendrá sofocos. Pero los sofocos también pueden ocurrir en las mujeres y los hombres a causa de un tratamiento para el cáncer. que afectan a su día a día y por lo que es difícil conciliar el sueño. Como resultado, los sofocos pueden tener un gran impacto en su calidad de vida.

Los sofocos son una sensación repentina de calor que comienza en la cara y en el pecho y luego se extiende en el resto del cuerpo. Le pueden ocurrir en cualquier momento durante el día o la noche. Su gravedad varía de una persona a otra.

Los sofocos son a menudo una combinación de síntomas que incluyen

  • Enrojecimiento de la piel
  • Sudoración, que puede ser ligero o pesado
  • aceleración del corazón (palpitaciones)
  • Sentirse ansioso, irritable o pánico

Los sofocos pueden durar entre 2 a 30 minutos. Algunas personas tienen unos pocos cada mes, mientras que otros los tienen cada hora. Pero para la mayoría de la gente que está en algún lugar en el medio. Los sofocos suelen llevar durante unos meses, pero para algunas personas que pueden durar años.

sofocos y sudores en mujeres

Los sofocos afectan fundamentalmente a la mujer perimenopáusica, es decir, puede sufrirlos una mujer que todavía tiene la menstruación. Y, por supuesto, puede tener sofocos una mujer que está ya en la postmenopausia, tanto natural como quirúrgica o sometida a otros procesos, como la quimioterapia.

Sabemos por la investigación que alrededor de 7 de cada 10 mujeres (70%) que han tenido el tratamiento del cáncer de mama tienen sofocos. Son propensos a ocurrir con más frecuencia y ser más graves que en las mujeres que tienen una menopausia natural. Se producen debido a tratamientos contra el cáncer de mama que pueden reducir la producción de hormonas sexuales.

La investigación sugiere que son más propensos a tener sofocos como efecto secundario cuando se toma tamoxifeno como tratamiento del cáncer de mama. El tamoxifeno es un tipo de terapia hormonal. El número de sofocos que tiene y su gravedad es casi lo mismo con el tamoxifeno en comparación con las mujeres que pasan por una menopausia natural.

Si usted está cerca de la edad en la que comenzaría de forma natural la menopausia, cuando se someta a quimioterapia, será mas propensa a entrar en la menopausia y tener síntomas más severos.

sofocos y sudores en los hombres

Los hombres que tienen un tratamiento para el cáncer de próstata pueden tener sofocos. Algunos hombres pueden tenerlos durante años. Sabemos por la investigación que más de 7 de cada 10 hombres (70%) que tienen ciertos medicamentos para la terapia hormonal, tales como goserelina, tendrán los sofocos. Otro tipo de terapia hormonal llamada terapia antiandrógeno, como por ejemplo bicalutamida, es menos probable que cause sofocos, pero puede hacerlo para algunos hombres. 

Algunos hombres tienen sus testículos removidos como un tratamiento para el cáncer de próstata. Este tratamiento no se utiliza muy a menudo en estos días. Aproximadamente la mitad de los hombres que tienen este tratamiento (orquiectomía) tienen sofocos.

Para algunas personas los sofocos duran tanto como las que están teniendo tratamiento, aunque tienden a ocurrir con menos frecuencia con el tiempo.

Causa de los sofocos

Los bochornos con frecuencia se producen por los cambios hormonales de la menopausia, pero también influyen en ellos el estilo de vida y los medicamentos. La disminución de la cantidad de estrógeno tiene un efecto directo en el hipotálamo, la parte del cerebro responsable de controlar el apetito, los ciclos de sueño, las hormonas sexuales y la temperatura corporal. De alguna manera (no se sabe cómo), la disminución de estrógeno confunde al hipotálamo (que en ocasiones se denomina “termostato” del cuerpo) y hace que arroje una señal “muy caliente”.

El cerebro responde ante esta señal transmitiéndole una alerta máxima al corazón, los vasos sanguíneos y el sistema nervioso: “¡Deshazte del calor!” El mensaje se trasmite mediante el mensajero químico del sistema nervioso, la epinefrina, y los compuestos relacionados: norepinefrina, prostaglandina, serotonina. El mensaje se entrega instantáneamente. El corazón bombea más rápidamente, los vasos sanguíneos de la piel se dilatan para hacer circular más sangre e irradiar el calor, y las glándulas sudoríparas liberan sudor para enfriarte aún más.

Este mecanismo de liberación del calor es la manera en que el cuerpo evita que te recalientes en verano, pero cuando el proceso se genera por una disminución de estrógeno, la respuesta confusa del cerebro puede ponerte muy incómoda. La temperatura de la piel de algunas mujeres puede aumentar seis grados centígrados durante un bochorno. El cuerpo se enfría cuando no debería y sientes un desastre: te empapas en medio de una reunión de directorio o en medio de una buena noche de sueño.

  • Consejos para sobrevivir a los bochornos

    • Vístete en capas, para que puedas quitarte una capa después de otra a medida que sube la temperatura.
    • No utilices lana ni telas sintéticas y sé cautelosa con la seda. Lo que resta entonces es algodón, lino, rayón, y más algodón. (Mira el lado positivo: ahorrarás en facturas de tintorería, y podrás dejar de preocuparte por las polillas).
    • Evita los cuellos altos. Usa siempre camisetas con cuello abierto.
    • Mantén agua fría a mano para que puedas beber sorbos y refrescarte por dentro.
    • Cuando sea posible, reduce la temperatura en el termostato. Quizás es momento de conseguir un sistema decente de aire acondicionado o un ventilador de techo. O quizás prefieras uno de esos pequeños ventiladores manuales a pilas o un abanico plegable para agitar frente al rostro. Puedes encontrar abanicos perfectamente adecuados por aproximadamente un dólar.
    • Utiliza pijamas o camisón de algodón. Si sudas mucho en la noche, la ropa de dormir es más fácil de cambiar que las sábanas.
    • Utiliza solo sábanas de algodón, no sintéticas.
    • Consigue una cama más amplia si tú y tu pareja se encuentran en planetas de distinto calor, pero de todas formas desean estar en órbitas cercanas.
    • Toma una ducha fría antes de ir a la cama..
    • Llega temprano a las reuniones para que puedas conseguir el asiento más fresco.
    • Utiliza tu congelador siempre que lo necesites. Muchas mujeres contaron que abrían el congelador en el hogar (o en el supermercado) e introducían la cabeza cuando tenían un bochorno.

Si usted está tomando tamoxifeno, trate de tomar la mitad de su dosis por la mañana y la mitad de la noche. Siempre hable con su médico antes de cambiar la dosis de un medicamento con receta.

  • Cambios de estilo de vida para aliviar bochornos

  • ejercicio

    Aumento de la actividad (por ejemplo, utilizar las escaleras en lugar del elevador) puede reducir los bochornos y tener un impacto positivo en prácticamente todos los factores que se atribuyen a la menopausia y el envejecimiento:

    • insomnio
    • cambios de estado de ánimo
    • deterioro de la percepción personal
    • pérdida del deseo sexual
    • fatiga
    • niveles elevados de colesterol
    • salud cardíaca, ósea y muscular

    El ejercicio incluso aumenta las cantidades de endorfina, con lo que eleva la capacidad para soportar el dolor.

    Relajación y reducción de estrés

    No es raro tener problemas para manejar el estrés, en especial si recibiste tratamiento para el cáncer de mama. Es posible que una de las siguientes técnicas te ayude a minimizar los efectos devastadores del estrés en el cuerpo:

    • ejercicios de relajación
    • ejercicios de respiración
    • meditación
    • visualización
    • masajes
    • hipnosis
    • yoga
    • técnicas de biorretroalimentación

    Cómo cambiar la dieta

    Con el tiempo, una dieta de bajo contenido de grasas ayuda a algunas mujeres con los bochornos. La pérdida del exceso de peso ayuda, pero perder demasiado peso o estar demasiado delgada puede empeorar los síntomas. A medida que pienses en otros cambios en la alimentación, ten en cuenta que natural no implica inofensivo. Los remedios a base de hierbas y los preparados de soja pueden funcionar debido a los estrógenos de las plantas (fitoestrógenos), pero no puedes suponer que solo por el hecho de que un estrógeno provenga de una planta es un remedio seguro.

 

Anuncios

Autoexploracion Mamaria

Es aconsejable para todas las mujeres aprender a autoexplorarse las mamas, siendo lo recomendable una vez al mes, pero para ello hay que aprender la forma correcta de hacerlo, así si la mujer conoce bien su mama podrá reconocer cualquier cambio en ella.

La forma correcta de hacerlo sería:

1. De pie frente al espejo para observar:

Si en la piel de las mamas aparecen nódulos o protuberancias.
Si se ha producido algún cambio en el tamaño o aspecto de las mamas.
Si los pezones están normales (que no estén retraídos ).
Realizar las mismas observaciones colocando las manos primero sobre la cadera y, después detrás de la nuca.

2. Siempre en posición horizontal (acostada) y colocando una mano detrás de la nuca, examinar la mama izquierda con la mano derecha, y viceversa, presionando con las yemas de los dedos y realizando un movimiento circular o bien de arriba hacía abajo (ver esquema).

Examinar el pezón y ver si produce algún tipo de secreción.
Realizar también una palpación del área cercana a la axila en busca de ganglios aumentados de tamaño.
Proceder a realizar las mismas operaciones en la otra mama.

Confirmada la eficacia de un inmunoterápico ya disponible en el cáncer de mama triple negativo

Dada su eficacia y tolerabilidad, ‘pembrolizumab podría cambiar el pronóstico del cáncer de mama triple negativo mestastásico.

Cáncer

Cada año se diagnostican en nuestro país cerca de 28.000 nuevos  cáncer de mama, tipo de tumor que, responsable de más de 6.200 decesos solo en el año 2014, representa la primera causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica entre las mujeres españolas. Y es que a pesar de los avances logrados en su tratamiento, todavía hay un significativo porcentaje de tumores que no pueden ser erradicados. Es el caso de los tumores triple negativo, los más agresivos y más difíciles de abordar. Y es que dado que este tipo de tumor carece de receptores para estrógenos, progesterona y HER2, no pude ser tratado con terapias hormonales. En consecuencia, los tumores triple negativo, que suponen hasta un 15-20% de todos los casos de cáncer de mama, tienen el peor pronóstico de todos. De ahí la importancia de un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), en el que se confirma la eficacia de ‘pembrolizumab’, fármaco inmunoterápico ya aprobado en otros tipos de cáncer, en el tratamiento de estos tumores de mama triple negativo.

Como explica Sylvia Adams, directora de esta investigación presentada en el marco de la Reunión Anual 2017 de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO) que se está celebrando en Chicago (EE.UU.), «nuestro trabajo se aúna al conjunto de conocimientos que podrían ayudar a mejorar el pronóstico de estas pacientes que, a día de hoy, cuentan con muy pocas opciones terapéuticas. Nuestros resultados también sugieren que la inmunoterapia es más beneficiosa cuando se administra de forma precoz, dado que las tasas de respuesta fueron muy superiores cuando se utilizó en primera línea».

Reducir la masa tumoral

Para llevar a cabo el estudio, en el que han tomado parte 17 hospitales de todo el mundo, los autores dividieron a las participantes en dos grupos: un grupo A, en el que se incluyeron 170 pacientes con cáncer de mama triple negativo metastásico –es decir, que ya ha colonizado otros órganos además de la mama– y que, con independencia de la expresión de la proteína PD-L1, ya habían recibido tratamiento intensivo; y un grupo B con 52 pacientes con tumores PD-L1 positivos en los que pembrolizumab se administró como primera línea de tratamiento –es decir, no habían recibido ninguna terapia previa.

En el grupo A, el tratamiento con pembrolizumab indujo una reducción de la menos un 30% de la masa tumoral en ocho pacientes –o lo que es lo mismo, el 5% del total–, lo que conllevó una prolongación de la supervivencia superior a 12 meses. Un tratamiento, asimismo, que logró estabilizar la enfermedad en otras 35 participantes (21%).

Sin embargo, la eficacia de pembrolizumab fue mayor cuando se administró como primera línea de tratamiento. Y es que en el grupo B, este fármaco indujo una reducción de al menos un 30% de la masa del tumor en el 23% de las participantes y estabilizó la enfermedad en el 17%.

Como indica Sylvia Adams, «nuestros resultados sugieren que el tratamiento en monoterapia con pembrolizumab es efectivo en el cáncer de mama triple negativo mestatásico. Además, hemos observado la actividad de pembrolizumab tanto en los tumores PD-L1 positivos como en los negativos, lo cual es muy interesante. En consecuencia, nuestros resultados son ciertamente alentadores, sobre todo en una enfermedad que resulta extremadamente agresiva y que cuenta con limitadas opciones de tratamiento una vez se ha diseminado por el organismo».

Es más; el estudio también confirmó la seguridad de la administración de este fármaco inmunoterápico. De hecho, únicamente un 12% de las pacientes del grupo A y un 8% de las incluidas en el grupo B experimentaron efectos secundarios graves. Además, y si bien siete participantes del grupo A tuvieron que suspender el tratamiento a causa de estos efectos adversos, ninguna paciente del grupo B se vio abocada a abandonar la terapia.

Futuro esperanzador

A día de hoy, el tratamiento del cáncer de mama triple negativo mestatásico viene constituido por la administración de fármacos quimioterápicos, por lo general asociados a una gran toxicidad y numerosos efectos secundarios. Pero como destaca Sylvia Adams, «contrariamente a como sucede con la quimioterapia, los efectos adversos de pembrolizumab son mucho menos frecuentes y mucho más tolerables».

Entonces, y dado que pembrolizumab ya se encuentra aprobado en el tratamiento de distintos tumores –entre otros, el de pulmón–, ¿puede administrarse ya en las pacientes con cáncer de mama triple negativo? No. Todavía hay que realizar más estudios con un mayor número de participantes. Pero en opinión de los autores, hay razones para ser optimistas.

Como concluye Sylvia Adams, «si bien únicamente un subgrupo de pacientes respondió al fármaco, en estos casos pembrolizumab funciono extremadamente bien y las respuestas fueron duraderas. Así, y al causar pocos efectos adversos y prolongar la esperanza de vida, pembrolizumab podría ayudar a cambiar el pronóstico del cáncer de mama triple negativo mestastásico».

A. OTERO

HAZTE LA MAMOGRAFÍA PARA DETECTARLO A TIEMPO

Estadios

La estadificación o estadiaje del cáncer de mama nos indica el grado de extensión del mismo.

Va a depender de 3 factores:

Del tamaño tumoral.
De la afectación de los ganglios regionales.
De la existencia o no de metástasis a distancia.

De acuerdo a estos factores los tumores se clasifican en 4 estadios:

Estadio 0: las células tumorales están localizadas únicamente en el interior de los conductos o lobulillos mamarios, por lo que no tienen capacidad de realizar metástasis a distancia.
Estadio I: el tamaño del tumor es inferior a 2 cm de diámetro y no existe afectación de los ganglios axilares.
Estadio II: hay 2 posibilidades:
El tumor es menor de 2 cm, pero se extiende a los ganglios axilares.
El tumor está entre 2 y 5 cm, con o sin extensión a los ganglios axilares.
Estadio III : hay varias posibilidades:
El tumor es mayor de 5 cm y se ha extendido a los ganglios axilares.
El tumor está afectando a la piel, a la pared torácica o muestra signos inflamatorios (edema y enrojecimiento de la piel en la mayoría de la superficie de la mama) independientemente de la afectación o no de los ganglios de la axila.
Existe una afectación extensa de los ganglios de drenaje de la mama (axilares, supraclaviculares o cadena mamaria interna) independientemente del tamaño tumoral.
Estadio IV: Las células tumorales se han extendido a otros órganos del cuerpo, proliferando en alguno de ellos. Es lo que se conoce con el nombre de “estadio avanzado” o “metastásico”.

Las metástasis más frecuentes de un cáncer de mama son:

Metástasis pleuro-pulmonares.
Metástasis óseas.
Metástasis hepáticas.

HOY

762470a25f4177381e52e6ad0dea20cbresnet11_nb-1

Hoy, le escribo al viento.

Hoy, te escribo a ti.

Hoy, quiero lanzar al viento mis mejores deseos, para ti.
“Que el viento del este se preste al embrujo, que la magia surja y la alegría fluya, como fluye el agua que de la montaña baja”.
Hoy deseo que el viento sople, que recoja y atesore toda la alegría y todo el amor que hay en el universo para que lleguen hasta ti, porque hoy, tú, eres el más hermoso atardecer. Observa, si puedes captar, es decir, percibe como las emociones brotan desde el fondo de tu corazón, siente como el viento ya no es viento, sino brisa fresca que atraviesa tu ventana, recorriendo todo tu cuerpo, acariciando tu piel para después detenerse en tus manos, transformándose en la más dulce melodía, despertando tus sentidos, moldeando tu paisaje interior. Escucha su melodía un instante…
Hoy deseo que la ternura germine en tu corazón, como semilla de jazmín, que regada con afecto florecerá en tu jardín, perfumando tu alma.

Déjame hoy agradecerte, los recuerdos permanecidos y enamorados; como contemplar tu cara a la luz de una vela, mientras dormías, después de unas horas, de lo que tú sabes…pura magia.
Déjame decirte que mis emociones brotan gracias a ti, que la magia es solo tuya, porque hoy tú, eres la luz que me ilumina cada mañana, con alegres sobresaltos.
Hoy le escribo al viento y a tu boca de miel.Hoy, te escribo a ti…

Déjame hoy, agradecerte tu alegría, que habita en lo que haces y de ahí al mundo, desde el fondo de ti misma porque tu presencia todo lo transforma. Déjame agradecerte cada detalle, que aprecio, como actos de entrega generosa y espontánea, cargados de valor y significado.
Hoy es un buen día para decirte que me gustas tal y como eres, que nada de esto, sería posible sin ti, porque tú, eres la vida… Si hoy pudiera hacer algo para que tu tarea te resultara más fácil, no lo dudaría ni un segundo.

Déjame que hoy te regale una sonrisa… Porque hoy le escribo al viento y te escribo a ti y le escribo a la vida que nace en ti.
Hoy la más bonita, sin duda, eres tú… Mírame estoy aquí a tu lado. ¿No me ves?… Soy tu vecina, se amable y deséame un buen día…soy la cajera que te da el cambio en el súper, fíjate en mí, ¿no me ves?… soy la anciana que cruza lentamente la calle, soy la frutera y la pescadera, soy la estudiante y la camarera, soy la doctora, soy… tu compañera. Mírame, estoy aquí… soy tu madre, soy tu hermana; también soy tu amiga, soy tu hija, soy el amor y soy la risa… Ahora, mírame a los ojos, léeme los labios: ¿me das, un beso?

¡MMmmmmm……! Me parece un milagro que hoy, hayas tenido tiempo para darme un beso.
Hoy te escribo desde el corazón, porque hoy, es un buen día para sentirse mujer.

 

El cáncer en los niños y jóvenes

culturas-juveniles-2-728

Si te acaban de decir que tienes cáncer, es posible que te sientas confundido y con miedo. Tienes todo el derecho de sentirte así. 

Al principio todo es muy difícil. La vida te cambia de repente, hay que enfrentarse con pruebas, medicamentos, ingresos en el hospital… ¿Qué ha pasado?

Descubre cual es tu estilo.

En este enlace encontrarás información que te será muy útil. ¡Ánimo y Adelante!

 

FACTORES DE RIESGO

cancer-de-mama-27-728Edad: El riesgo de padecer cáncer de mama se incrementa conforme aumenta la edad. Aproximadamente uno de ocho cánceres de mama se detectan en mujeres menores de 45 años de edad, mientras que aproximadamente dos tercios se diagnostican en mujeres de 55 años o más.

Raza: La mujer de raza blanca tienen una probabilidad mayor de desarrollar cáncer de mama que las mujeres de raza negra o asiática.

Antecedentes familiares de cáncer de mama: El riesgo es mayor entre las mujeres cuyos parientes consanguíneos cercanos desarrollaron esta enfermedad. Si un familiar de primer grado (madre, hermana o hija) padece cáncer de mama, el riesgo de la mujer casi se duplica. El riesgo aumenta aproximadamente tres veces, si dos familiares de primer grado padecen la enfermedad.

Existencia de una mutación genética en la familia: La causa más común de cáncer de mama hereditario es una mutación hereditaria en los genes BRCA1 y BRCA2. En las células normales, estos genes ayudan a prevenir el cáncer al producir proteínas que evitan el crecimiento anormal de las células. Si una persona ha heredado de sus padres una copia mutada de cualquiera de estos, tiene un alto riesgo de padecer cáncer de mama en el transcurso de su vida. En las pacientes con mutaciones de BRCA1 el riesgo de padecer cáncer de mama está entre un 55-65%. Para las mutaciones BRCA2, el riesgo es menor, alrededor de 45%. Con frecuencia, los cánceres de mama asociados con estas mutaciones afectan a ambas mamas y se presentan en edades más jóvenes que en los cánceres que no están asociados con estas mutaciones. Las mujeres con estas mutaciones hereditarias también tienen un riesgo aumentado de padecer otros tipos de cánceres, particularmente cáncer de ovario.
Tratamiento previo con radioterapia sobre la mama en la infancia o adolescencia (durante el desarrollo de la glándula mamaria) por otro tumor como un linfoma.

Historia reproductiva: El riesgo de cáncer de mama aumenta con la nuliparidad (ausencia de embarazos) o cuando el primer embarazo se produjo con más de 30 años.
Factores hormonales: La menarquia (primera regla) a edad temprana y la menopausia tardía se asocian a un mayor riesgo de cáncer de mama.

Existencia de lesiones mamarias de riesgo con anterioridad: El diagnóstico previo de lesiones proliferativas como hiperplasia ductal atípica, hiperplasia lobulillar atípica y carcinoma lobulillar in situ aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama.
Tejido mamario denso: Las mamas están formadas por tejido adiposo, tejido fibroso y tejido glandular. Se dice que una mujer tiene el tejido mamario denso cuando tiene más tejido glandular y fibroso y menos tejido adiposo. Las mujeres cuyas mamas aparecen densas en las mamografías tienen un riesgo de padecer cáncer de mama de 1.2 a 2 veces mayor que las mujeres con una densidad promedio. El tejido mamario denso también puede causar que las mamografías sean menos precisas.

Anticonceptivos orales: Las mujeres que usan anticonceptivos orales tienen un riesgo ligeramente mayor de tener cáncer de mama que aquellas mujeres que nunca los han usado. Este riesgo, parece reducirse con el tiempo al suspender el tratamiento. Así, las mujeres que dejaron de usar los anticonceptivos orales hace más de 10 años no parecen tener aumento del riesgo de padecer cáncer de mama.

Dieta y estilo de vida: Abuso de alcohol, sobrepeso u obesidad.
Terapia hormonal sustitutiva (THS): El uso de terapia hormonal combinada (estrógenos y progestágenos) después de la menopausia aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.