El cielo y el infierno

El hombre está compuesto por el cuerpo y el Espíritu. El Espíritu es el ser principal, racional, inteligente. El cuerpo es la envoltura material que reviste al Espíritu en forma transitoria, para el cumplimiento de su misión en la Tierra y para la ejecución del trabajo necesario para su adelanto. El cuerpo, cuando se ha consumido, se destruye, pero el Espíritu sobrevive a su destrucción. Sin el Espíritu, el cuerpo sólo es materia inerte, como un instrumento privado del brazo que lo acciona. Sin el cuerpo, el Espíritu lo es todo: la vida y la inteligencia

El Libro de la Sabiduría

El Libro de la Sabiduría, o Sabiduría de Salomón, es un libro bíblico del Antiguo Testamento.

A pesar de que el libro de la Sabiduría supone un claro acercamiento entre judaísmo y helenismo, el libro no está incluido en el Tanaj judío hebreo-arameo,​ pero distintas facciones y expresiones del Cristianismo Histórico lo incluyen en sus Biblias entre los llamados deuterocanónicos, en tanto que los grupos protestantes, y otros grupos cristianos​ lo excluyen de sus Biblias, así como a los otros deuterocanónicos, a los cuales consideraron como “apócrifos”.

En las Biblias católicas aparece después del Cantar de los Cantares, y antes del Eclesiástico, dentro de la sección de los llamados “Libros Sapienciales”.

La estructura se puede dividir en tres secciones:

1.Libro de escatología (1-5)

  • Exhortación a la justicia
  • Habla de los impíos, contrastes de los impíos y los justos
  • Exhortación a la sabiduría

2.Libro de Sabiduría (6-9)

  • El discurso de Salomón sobre sabiduría, riqueza, poder y oración

3.Libro de historia (10-19)

  • Introducción, seguida de dípticos de plagas
  • Digresión sobre el poder y la misericordia de Dios
  • Digresión sobre la adoración falsa y otras plagas
  • Recapitulación y doxología final

Tao Te Ching

El Tao Te Ching es uno de los libros más importantes y enigmáticos que ha producido el pensamiento oriental y uno de los tesoros de la cultura universal. En este libro misterioso y profundo, oscuro y diáfano a la vez, todo el mundo puede encontrar una idea o una palabra que estimule su intuición sobre las realidades esenciales del hombre y del mundo. La inmortal obra de Lao Tse sigue recordando la belleza inefable de la vida y la mejor forma de vivirla para saborear sus mieles sin caer en la desilusión. Fluir con la naturaleza, cambiando con ella, es un arte que nos acerca a la felicidad.