Eclesiastés ⁓ Cohélet

 LIBRO DE SABIDURÍA DEL TANAJ JUDÍO

El Eclesiastés permite develar una de las fuentes que alimentan los conceptos modernos de “Sabiduría”, “Verdad”, y “Locura”. Así la tradición judía aporta un sentido ético. El Libro del Eclesiastés a veces conocido como el “Libro del Predicador”, es un libro del Tanaj, y también del Antiguo Testamento de la Biblia, perteneciente al grupo de los denominados Libros Sapienciales, o de enseñanzas.

Este texto se atribuyó a Salomón, sin embargo existe polémica al respecto. Lo cierto es que esta creencia llevó a la custodia del texto y a su incorporación en el canon judío. Cohélet es palabra hebrea que se traduce como “predicador”, pero a la vez da el título a todo el texto y se ha traducido como “Eclesiastés”. Así que una sola palabra hebrea apunta a dos direcciones en castellano. Veamos las dos vertientes que contiene la palabra Cohélet. La primera interpretación se refiere a la traducción como Eclesiastés, título de la obra. Ecclesia en latín es concurrencia, congregación, junta del pueblo para oír hablar de la república, de asuntos de interés público. Ecclesiasterium fue el lugar de una asamblea. Por extensión fue el lugar donde se juntan los fieles para los oficios divinos. De ahí viene la palabra iglesia. En griego ecclesia es la congregación o asamblea de ciudadanos convocada debidamente bajo un procedimiento.

El segundo sentido se descubre en el interior del texto. En 1,1 inicia: “Palabras de Cohélet “. El discurso que le sigue no es pronunciado por una asamblea» sino por una sola persona: el predicador.