La eyaculación femenina

Fotografía de Jean-Francois Painchaud

Un maestro taoísta antiguo descubrió que cuando una mujer alcanzaba el punto más alto del orgasmo, tenía diferentes respuestas y que eyaculaba distintos “líquidos”. Se encontraron tres tipos de fluidos o líquidos involucrados en el orgasmo femenino. La lubricación que se experimenta durante la excitación se considera como el primer fluido; las secreciones que se liberan normalmente en el orgasmo constituyen el segundo; y el tercer fluido de la eyaculación femenina, que es experimentado por muy pocas mujeres, se libera del punto G. Sin embargo hay mujeres que eyaculan cuando tiene un orgasmo, aunque no se les estimule el punto G. Esta eyaculación que puede ser muy abundante, produce un fluido que es como el fluido seminal. Definitivamente no es orina. Muchas mujeres que han experimentado esta eyaculación, han sentido pena debido a que se confunden y sienten que se han orinado. Luego aprendieron a controlar esta reacción. Actualmente con el conocimiento de este fenómeno, puede existir mucha más relajación y placer en la mujer que tenga esta capacidad. De cualquier manera no existe todavía investigación que haya descubierto el origen o almacenamiento de este fluido.

El primer fluido lubricante de la vagina

Las paredes vaginales están en contacto entre sí y existe un espacio virtual entre ellas. Tu puedes mirar el interior de la vagina con ayuda de un espejo vaginal, una fuente de luz o un espejo normal. Primero observarás las paredes rosadas de la vagina, los muchos pliegues en ella, debido a su tremenda elasticidad. Durante la excitación sexual el fluido lubricante sale de las paredes a manera de sudor. En la parte posterior de la vagina se encuentra el cérvix que es la única porción del útero que es visible desde la vagina. el cérvix es redondo con un orificio en medio. Es la abertura del canal cervical que conduce adentro del útero.

La mayoría de los sexólogos coinciden en que la mujer tiene muy poca sensación más allá de la tercera sección de la vagina, sin embargo muchas mujeres están en desacuerdo, ya que dicen que experimentan un profundo placer con las penetraciones profundas ya sea del pene o de un dedo hacia la parte posterior de la vagina, y muchas mujeres sienten contracciones placenteras del útero durante el orgasmo.

El músculo del amor

El músculo PC y el músculo Chi

Si sientes alrededor de la periferia de la vagina más o menos a la profundidad de un nudillo, serás capaz de identificar los bordes del músculo pubococcígeo (PC), que también se conoce como músculo del amor. (Figura 2-5)

La contracción de la vagina es una contracción del músculo PC, uno puede estar seguro de esta contracción si puede apretar los dedos con ellos. El músculo PC es una parte de un grupo de músculos a los que nos referimos como músculos Chi. El músculo Chi rodea al ano, la vagina y la uretra y sostiene los órganos reproductores. (Figura 2-6)

Este es el músculo del poder perineal y los taoístas lo asocian con muchos órganos del cuerpo. Un músculo PC bien ejercitado es considerado por algunos sexólogos como la clave para un funcionamiento sexual adecuado, tanto para el hombre como para la mujer. Si este músculo tiene un tono muy bajo, ocasiona dificultades sexuales, así como problemas fisiológicos tales como problemas en el parto e incontinencia urinaria. El músculo PC es de suma importancia en los ejercicios del Kung Fu ovárico. Uno puede conocer el tono del músculo PC intentando interrumpir el chorro de la orina. Esta capacidad es exclusivamente del músculo PC. Muchas mujeres se han vuelto diestras en el ejercicio de este músculo ya que han encontrado que mejora el placer sexual.

La esponja perineal

Dentro de la parte posterior de la entrada de la vagina se encuentra otra área de vasos sanguíneos que recibe el nombre de esponja perineal. Figura (2-7). Durante la excitación sexual la esponja perineal se expande y disminuye la luz de entrada a la vagina.

El perineo

La región del perineo incluye al ano y a los órganos sexuales, pero el punto del perineo se localiza entre la abertura posterior de la vagina y el ano. (Figura 2-8).

El ano es un orificio sexual para algunas mujeres y un tabú sexual para otras. Para prevenir las infecciones vaginales y de la vejiga, todas las mujeres deben saber que los dedos o el pene deben lavarse después de un contacto anal.

El punto G

Alrededor de la uretra se encuentra un plexo de vasos sanguíneos. Debido a que estos vasos sanguíneos no reciben un nombre en los textos médicos, un grupo de mujeres llamó a esta área la esponja uretral. Durante la excitación sexual estos vasos sanguíneos se dilatan y se puede sentir una protuberancia a través de la pared vaginal. Esta zona ha sido llamada “El punto G”, de acuerdo con Grafenberg que fue uno de los primeros sexólogos.

Este punto puede encontrarse si uno toca la parte anterior y superior dentro de la vagina. (También se ha dicho que el punto G se localiza a dos centímetros más allá del dedo más largo de la mujer).

El punto G es difícil de alcanzar cuando la pareja se encuentra frente a frente en el coito, salvo en el caso de los hombres cuya erección se dirige hacia arriba. Si la mujer necesita una estimulación más directa al punto G, es necesario cambiar de posición. La posición con la mujer de espaldas es una manera. La estimulación con los dedos es muy eficiente y directa. Cuando la mujer se estimula a sí misma quizá elija ponerse en cuclillas o acostarse con las piernas hacia arriba para alcanzar mejor este punto. La pareja puede alcanzarlo fácilmente si ella yace en su estómago. Si la mujer se encuentra durante el coito encima del hombre, puede colocarse adecuadamente para esta estimulación. (Figuras 2-4 (a y b). Algunas mujeres mientras aprietan a sus compañeros fuertemente, gozan la sensación del pene erecto haciendo presión en su abdomen bajo, justamente arriba del hueso púbico, estimulando así el punto G desde el otro lado.

Cuando el punto G recibe masaje, la impresión que tiene la mujer es de que quiere orinar. Los sexólogos aseguran que si la presión se continúa comienza la transición a la excitación sexual. Algunas mujeres encuentran que la estimulación del punto G puede desencadenar el orgasmo, mientras que muchas mujeres consideran la estimulación del punto G como parte de toda la estimulación sexual.

El Clítoris

Anatomía Femenina

Los labios menores

Dentro de los labios mayores se encuentran los labios menores, la piel de estos es diferente en textura y color debido a la relación que tienen con las superficies mucosas, de la misma manera que los labios de la boca son diferentes de la piel de la cara. En un estado de excitación los labios menores pueden variar de color desde un rosado claro hasta un marrón oscuro o morado. Algunas veces los labios menores son rosados y curvos y algunas veces son largos y sinuosos. Los labios menores en algunas mujeres son más grandes que los labios mayores, en estas mujeres cuando se encuentran de pie los labios menores pueden salir entre los labios mayores. Durante la excitación sexual los labios menores que se encuentran ricamente irrigados con vasos sanguíneos, se hinchan hasta dos o tres veces su tamaño normal. En cuanto se aproxima el orgasmo pueden tener cambios de colores muy notables, a veces pueden llegar a tener un color carmesí o vino tinto oscuro.

La Glándula del Clítoris

Si seguimos los labios menores hacia arriba observamos que se juntan para formar el capuchón que protege el glande del clítoris. Normalmente el glande se encuentra debajo del capuchón cuando no existe excitación. Uno puede observarlo si echa hacia atrás el capuchón. El glande del clítoris está ricamente inervado y para la mayoría de las mujeres es el punto más sensible de su anatomía sexual. Algunas mujeres sienten que es tan sensible que una estimulación directa puede resultar irritante. El cuerpo del clítoris se siente como una liga dura bajo la superficie que se encuentra entre el glande y el monte de venus. Conforme comienza la excitación sexual, el cuerpo se engruesa y se acorta y el glande junto con las estructuras que lo apoyan se pone erecto. Igual que en el hombre puede existir un cambio muy notable en forma y tamaño. Algunas mujeres han visto que una excitación intensa y muy prolongada puede ocasionar que los labios menores cubran casi completamente el glande.

La uretra y la vagina

Hacia abajo del glande encontramos la abertura de la uretra y más abajo encontramos la abertura de la vagina. La uretra de la mujer se encuentra más o menos a unos tres centímetros de distancia de la vagina. Esta distancia tan corta puede explicar la propensión que tiene la mujer a contraer infecciones de la vejiga (cistitis)

El Monte de Venus

Se le ha llamado Monte de Venus a esta parte del cuerpo porque su significado es “monte del amor” en honor a Venus la diosa romana del amor

El Monte de Venus es un tejido graso acolchonado que cubre el hueso pelviano. Es sencillo ubicarlo porque es precisamente toda la zona pélvica que se encuentra cubierta por vello. Se encuentra arriba del hueso del pubis y se desarrolla de forma obvia después de la adolescencia como consecuencia de los cambios hormonales.

Antes de la pubertad, esta zona se encuentra cubierta de vello fino, casi imperceptible. Con la llegada de los estrógenos, el vello se engrosa y va creciendo rápidamente en forma triangular en la zona del pubis. Regularmente, en las mujeres, este vello aparece por encima de los labios vaginales y poco a poco se va esparciendo hasta cubrir esta parte del pubis.

El Monte de Venus es también llamado mons pubis, que deriva del latín “montículo púbico” y tiene una función protectora del vello y del tejido adiposo. Como ocurre con las pestañas, que detienen la entrada de polvo y sudor a los ojos, el mons pubis estaría protegiendo a los genitales de elementos extraños que podrían causar infecciones. El Monte de Venus es un cojín de grasa que protege al hueso púbico que se encuentra debajo. El hueso púbico es el lugar en donde los huesos pélvicos se unen por medio de un cartílago que durante el embarazo se suaviza para que los huesos puedan separarse si es necesario durante el parto. El monte se divide y se separa en lo que llamamos los labios mayores o exteriores, que tienen la misma piel y el mismo recubrimiento piloso que el monte.

¿Qué cuidados requiere esta zona del pubis?

Al igual que otras partes del cuerpo, lo primordial es la higiene. Y hay que aclarar que no depilar el vello púbico de esta zona no significa falta de higiene. Al contrario, como ya se mencionó, este vello es en realidad una protección para evitar infecciones provocadas por polvo y sudor. Sin embargo, si se ha decidido depilar esta área, ya sea de forma total o parcial, entonces hay que tener medidas de higiene para evitar cualquier contrariedad. La manera más sencilla es lavando con jabón neutro y agua la zona, además de usar ropa interior de algodón, ya que es fresca y amable con la delicada piel de esta zóna púbica.

Otro aspecto que hay que tener en consideración es la forma del crecimiento del vello. En la pubertad el vello se vuelve grueso y abundante, y gracias a la acción de las hormonas, toma una forma de triángulo invertido. Si en algún momento se observa que el vello crece más en forma romboide, entonces hay que prestar atención. Esto puede ocurrir debido a un desequilibrio hormonal en que la testosterona esté aumentando de forma irregular y esto puede provocar este crecimiento anormal, junto a otros síntomas. Por lo que es mejor acudir al ginecólogo para una revisión.

¿Qué pasa cuando una persona nace intersexual?

¿Qué significa intersexual? 

Intersexual es un término general usado para una variedad de situaciones en las que una persona nace con una anatomía reproductiva o sexual que no se ajusta a lo que tradicionalmente se considera “masculino” o “femenino”. Los doctores suelen asignar un sexo legal (masculino, en la mayoría de los estados) a los bebés que nacen intersexuales pero, tal como ocurre con personas que no son intersexuales, esto no quiere decir que esa es la identidad de género que tendrán al crecer. Esto hace que surja la pregunta de si está bien o no someter a los cuerpos de lo/as niño/as a procedimientos médicos cuando no son necesarios para su salud. 

Ser intersexual es una variación que ocurre de manera natural en los seres humanos y no es un problema médico, por lo que las intervenciones médicas en lo/as ninño/as (como cirugías  o terapia hormonal) no son necesarias por razones médicas. Ser intersexual es más común de lo que la gente piensa. Es difícil saber cuántas personas intersexuales existen, pero se estima que alrededor de 1-2 de cada 100 personas que nacen en Estados Unidos son intersexuales. 

Hay muchas maneras distintas en las que alguien puede ser intersexual. Algunas personas intersexuales tienen genitales u órganos internos que no se ajustan a las categorías tradicionales de “masculino” o “femenino”, como sucede en el caso de las personas con tejido de ovarios y testículos. Otras personas intersexuales tienen combinaciones de cromosomas que son diferentes a la XY (generalmente asociada con masculino) o XX (generalmente asociada con femenino), como XXY. También, algunas personas nacen con genitales externos que se ajustan a las categorías tradicionalmente asociadas con masculino/femenino, pero sus órganos internos u hormonas no. 

Si los genitales de una personas se ven distinto a lo que los doctores o enfermeras esperan al momento del nacimiento, puede que una personas sea identificada como intersexual a partir de ese momento. Oreas veces, puede que una persona no sepa que es intersexual hasta más adelante en su vida, cuando atraviesa la pubertad.

¿Qué pasa cuando un bebe nace intersexual?

La mayoría de las veces, cuando nace un/a bebé, los doctores y familia deciden su sexo, bien sea masculino o femenino y criar a ese/a bebé como se espera de ese sexo. Es muy común que se le haga cirugía en la zona genital de ese/a bebé y darle hormonas para que se ajusten a las categorías masculino/femenino mientras atraviesan la pubertad. 

Pero el activismo liderado por las personas intersexuales va en crecimiento, llevando a cambios e nuestra cultura, la cual por ahora trata a las personas intersexuales como un problema médico en vez de una forma natural y saludable en la que puede ser un cuerpo. Hoy en día, más y más personas creen que no deberían practicarse cirugías innecesarias y otras intervenciones médicas en bebés, en absoluto, sino que se debe permitir que las personas intersexuales decidan por sí mismas cuando sean mayores si quieren o no recibir tratamiento o cirugías. 

Si tienes un/a hijo/a intersexual, lo mejor que puedes hacer es apoyarle y amarle por quien sea. También es una buena idea buscar apoyo en padres con hijo/as intersexuales y asegurarte de que tu hijo/a tenga la oportunidad de conectar con otro/as niño/as que sean intersexuales.

plannedparenthood.org

¿Cómo puedo luchar contra los estereotipos de género?

Nuestra sociedad tiene un conjunto de ideas sobre cómo se espera que los hombres y las mujeres se vistan, se comporten y se presenten.

Sharon McCutcheon

¿Qué son los roles de género?

Los roles de género en la sociedad definen cómo se espera que actuemos, hablemos, nos vistamos, nos arreglemos y nos comportemos según nuestro sexo asignado. Por ejemplo, se espera que las mujeres y las niñas se vistan de forma femenina y que sean educadas, complacientes y maternales. A su vez, se espera que los hombres sean fuertes, agresivos e intrépidos.

Cada sociedad, grupo étnico y cultura tiene expectativas en relación con los roles de género, pero estos pueden variar mucho entre un grupo y otro, y también pueden cambiar con el tiempo dentro de la misma sociedad.

¿Cómo desafiar estos estereotipos?

Es muy probable que te veas rodeado por estereotipos de género. También es posible que hayas visto o experimentado sexismo o discriminación basada en el género. Hay formas de desafiar estos estereotipos para ayudar a que todos, sin importar el género o la identidad de género, se sientan iguales y valorados.

  • Señalémoslo: las revistas, la televisión, las películas e Internet están llenas de estereotipos de género negativos. A veces las personas no los detectan, a menos que alguien se los haga notar. Sé tu quien lo haga. Habla con amigos y familiares sobre los estereotipos que ves y ayuda a los demás a reconocer cómo el sexismo y los estereotipos de género pueden ser dañinos.
  • Sé un ejemplo vivo: conviértete en un modelo para tus amigos y familiares. Respeta a las personas independientemente de su identidad de género. Crea un espacio seguro para que las personas se expresen y muestren su verdadera forma de ser sin importar cuáles sean los estereotipos de género y las expectativas de la sociedad.
  • Di lo que piensas: si alguien hace bromas o comentarios sexistas, ya sea de forma virtual o en persona, desafíalo. 
  • Inténtalo: si deseas hacer algo que, generalmente, no está asociado con tu género, piensa en si estarás a salvo al hacerlo. Si crees que lo estarás, inténtalo. Los demás aprenderán de tu ejemplo.

Si estás en conflicto con el género o con la identidad de género y las expectativas, no estás solo. Puede ser útil hablar con uno de tus padres o con un amigo, un familiar, un profesor o un asesor profesional en quien confíes.

¿Cómo afectan los estereotipos de género a las personas?

Un estereotipo es un prejuicio o criterio ampliamente aceptado sobre una persona o sobre un grupo, si bien es una simplificación excesiva y no siempre es preciso. Los estereotipos de género pueden ocasionar un trato desigual e injusto por el género de una persona. Esto se denomina “sexismo”.

Existen cuatro tipos básicos de estereotipo de género:

  • Rasgos de personalidad: por ejemplo, se espera que las mujeres sean complacientes y emocionales, y que los hombres sean seguros y agresivos.
  • Comportamiento doméstico: por ejemplo, algunas personas esperan que las mujeres se encarguen de los niños, cocinen y limpien la casa, mientras que los hombres se encargan de las finanzas, del automóvil y de las reparaciones.
  • Ocupaciones: algunas personas asumen rápidamente que quienes se ocupan de la docencia y la enfermería son mujeres, mientras que quienes se dedican a la medicina, a la ingeniería o a pilotar aeronaves son hombres.
  • Aspecto físico: por ejemplo, se espera que las mujeres sean delgadas y elegantes, mientras que se espera que los hombres sean altos y musculosos. También se espera que los hombres y las mujeres se vistan y se arreglen de forma estereotipada según su género (los hombres con pantalones y pelo corto; las mujeres con vestidos y maquillaje).

La hiperfeminidad es la exageración de los estereotipos de conducta que se consideran femeninos. Las personas hiperfemeninas exageran las cualidades que juzgan femeninas. Esto puede incluir comportamientos pasivos, ingenuos, de inocencia sexual, suaves, coquetos, delicados, maternales y complacientes.

La hipermasculinidad es la exageración de los estereotipos de conducta que se consideran masculinos. Las personas hipermasculinas exageran las cualidades que juzgan masculinas. Creen que deben competir con otros hombres y dominar a las personas femeninas con comportamientos agresivos y mundanos, tener mucha experiencia sexual, ser físicamente imponentes, ambiciosos y exigentes.

Estos estereotipos de género exagerados pueden dificultar las relaciones con otras personas. Las personas hiperfemeninas tienen más probabilidades de soportar el abuso físico y emocional por parte de sus parejas. Las personas hipermasculinas tienen más probabilidades de ser física y emocionalmente violentos con sus parejas. 

Los estereotipos extremos de género son dañinos porque no permiten que las personas expresen completamente lo que piensan ni sus emociones. Por ejemplo, es dañino para las personas masculinas considerar que no deberían llorar o expresar emociones sensibles. A su vez, es dañino para las personas femeninas sentir que no deberían ser independientes, inteligentes o firmes. Romper con los estereotipos de género les permite a las personas mostrar su mejor faceta.

plannedparenthood.org

¿Qué diferencias existen entre sexo, género e identidad de género?

Ser hombre, mujer o de cualquier otro género no tiene que ver simplemente con el sexo que se asigna al nacer. El sexo biológico o asignado no siempre cuenta la historia completa.

Es habitual que las personas confundan sexo, género e identidad de género. Pero, en realidad, son cosas diferentes.

  • El sexo (masculino o femenino) es una etiqueta que nos asigna el médico cuando nacemos según nuestros genitales y cromosomas, y se registra en el certificado de nacimiento.
  • El género es mucho más complejo: es una categoría legal y social, y un conjunto de expectativas de la sociedad acerca del comportamiento, las características y la forma de pensar de las personas. Cada cultura tiene estereotipos de la manera en que las personas deberían comportarse en función de su género. Por lo general, también es “masculino” o “femenino”. Sin embargo, en lugar de estar relacionado con las partes del cuerpo, tiene más que ver con cómo se espera que te comportes en relación con tu sexo.
  • La identidad de género es cómo nos sentimos acerca de nuestro género y cómo lo manifestamos a través de nuestra forma de vestir y nuestro comportamiento y aspecto personal. Es una sensación que surge en la primera etapa de nuestra vida.

¿Qué es el sexo asignado (también conocido como “sexo biológico”?

El sexo asignado es la etiqueta que te dan cuando naces en función de factores médicos, incluidos los cromosomas, las hormonas y los genitales. A la mayor parte de las personas se les asigna el sexo masculino o femenino, y esto es lo que se pone en el certificado de nacimiento.

Cuando la anatomía reproductiva y sexual de una persona no parece ajustarse a las definiciones típicas de hombre o mujer, se las puede describir como intersexuales.

Algunas personas llaman “sexo biológico” al sexo que se les asigna al nacer. Pero este término no capta completamente las complejas variaciones biológicas, anatómicas y cromosómicas que pueden presentarse. Tener solo dos opciones (biológicamente hombre o biológicamente mujer) puede no describir lo que sucede dentro del cuerpo de una persona.

En vez de decir “sexo biológico” algunas personas utilizan la frase “sexo masculino asignado al nacer” o “sexo femenino asignado al nacer”. Esto da cuenta de que alguien (por lo general, el médico) toma una decisión por otra persona. Esta asignación del sexo biológico puede —o no— estar relacionada con lo que sucede dentro del cuerpo de la persona, con cómo se siente y cómo se identifica.

Los factores que determinan el sexo asignado comienzan en el momento de la fecundación.

  • Cada esperma tiene un cromosoma X o Y. Todos los óvulos tienen un cromosoma X.
  • Cuando el esperma fertiliza un óvulo, su cromosoma X o Y se combina con el cromosoma X del óvulo.
  • Una persona con cromosomas XX tiene, por lo general, órganos reproductivos y sexo femeninos, y es biológicamente mujer.
  • Una persona con cromosomas XY tiene, por lo general, órganos reproductivos y sexo masculinos, y es biológicamente hombre.

Pueden producirse otras combinaciones de cromosomas, hormonas y partes del cuerpo, lo que tiene como resultado que alguien sea intersexual.

¿Qué es el género?

El género es mucho más amplio y complicado que el sexo asignado. El concepto de género incluye los roles de género, que son las expectativas que tienen la sociedad y las personas sobre los comportamientos, los pensamientos y las características que se consideran apropiadas con el sexo asignado de una persona.

Por ejemplo, las ideas sobre cómo se espera que se comporten, se vistan y se comuniquen los hombres y las mujeres contribuyen a la noción de género. El género es también la categoría social y legal que nos identifica como niñas y niños, mujeres y hombres.

Es fácil confundir sexo y género. Recuerda que el sexo biológico o asignado se determina sobre la base de la biología, la anatomía y los cromosomas, mientras que el género es el conjunto de expectativas, características y estándares de la sociedad sobre cómo deben comportarse los hombres y las mujeres.

¿Qué es la identidad de género?

La identidad de género es cómo nos sentimos y cómo manifestamos esos sentimientos. La vestimenta, la apariencia y el comportamiento son formas de expresar la identidad de género.

La mayor parte de las personas se sienten hombre o mujer; algunas personas se sienten mujeres masculinas u hombres femeninos, y algunas personas no se sienten ni hombres ni mujeres. Estas personas pueden elegir considerarse “intergénero” (o genderqueer), con “género variante” o con “género fluido”. La idea de la propia identidad de género comienza a gestarse a los 2 o 3 años.

Para algunas personas, el sexo asignado y la identidad de género son lo mismo o están relacionados. A estas personas se las denomina “cisgénero”.Otras personas sienten que su sexo asignado es diferente del género de su identidad (por ejemplo, el sexo asignado es femenino, pero su identidad de género es masculina). A estas personas se las llama “transgénero” o “trans”. No todas las personas transgénero comparten exactamente la misma identidad.

http://www.plannedparenthood.org

¿Qué es la orientación sexual?

La orientación sexual se refiere a quién te sientes atraído/a. Tal vez ya sepas cuál es tu orientación sexual, o todavía estés en proceso de descubrirla, ambos son completamente normales.

Existen muchas etiquetas para describir por quién sientes atracción romántica y sexual.

LESBIANA: Una mujer que se siente atraída romántica o sexualmente por otras mujeres.

 GAY: Persona que siente atracción únicamente por personas del mismo género.

BISEXUAL: Persona que siente atracción tanto por hombres como por mujeres. A veces se usa para describir a quienes sienten atracción sexual por personas de todos los géneros, incluidos los géneros no binarios.

QUEER: Término (adaptado al español como “cuir” -“queer”- y, a veces, traducido como “rarito” o “marica”) que hace referencia a varias identidades sexuales y de género distintas de heterosexual y cisgénero. En el pasado, el término era despectivo y todavía puede ser ofensivo para algunas personas. Sin embargo, muchas personas utilizan esta palabra orgullosamente para identificarse.

 ASEXUAL: Identidad u orientación sexual que está relacionada con no sentir atracción sexual por nadie.

HETERO: Que siente atracción por las personas del género opuesto.

EN CUESTIONAMIENTO: Estar inseguro/a sobre tu orientación sexual o identidad de género.

No se sabe con certeza qué causa que una persona sea lesbiana, gay, heterosexual, o bisexual pero probablemente tu orientación sexual haya comenzado a definirse a una edad temprana. Esto no quiere decir que existían sentimientos sexuales, solo que tuviste sentimientos hacia una persona que te atraía. Al crecer esos sentimientos se hacen más fuertes y conforman tu identidad sexual.

A veces la orientación sexual cambia con el tiempo y a veces se mantiene estable durante toda la vida. Pero la orientación sexual no es una opción, y no puede ser cambiada con terapias, tratamientos, presión familiar o de amigos. Tampoco puedes “hacer gay” a otra persona. Por ejemplo, una niña que juega con juguetes tradicionalmente asociados a niños no se va a convertir en lesbiana por eso.

La orientación sexual puede ser increíblemente simple -eres una mujer a quien siempre le han gustado tanto hombres como mujeres y te defines como bisexual- o puede ser mucho más compleja. Te puede llevar muchos años el entender tu orientación sexual y salir del “ropero”. Algunas personas se autodenominan “en cuestionamiento” lo cual significa que no están seguros/as sobre su orientación sexual o identidad de género. Esto es muy común, especialmente en los adolescentes.

Descubrir tu orientación sexual puede hacerte sentir confuso y solitario, pero no tiene por qué ser así. Muchas personas asumen que todos a su alrededor son hetero, o tienen ideas anticuadas sobre lo que son las personas LGBTQ. Eso puede hacer que te sientas mal contigo mismo/a, especialmente si te han hecho bullying (se han burlado de ti).

Sin embargo, no estás solo/a para nada y definitivamente no te hace una mala persona. Puede que no lo parezca en la escuela secundaria, pero ser LGBTQ es bastante común, y es una gran fuente de orgullo y felicidad para muchas personas. Hablar con alguien en quien confías, alguien que está atravesando las mismas cosas que tú o las ha vivido en el pasado, puede ser de gran ayuda.

plannedparenthood.org

CONSENTIMIENTO: Un permiso indispensable

Consentimiento (dar permiso/aprobación) es cuando una persona acepta hacer algo libremente. Cuando se trata de sexo, el consentimiento es obligatorio, todas y cada una de las veces.

¿POR QUÉ IMPORTA TENER CONSENTIMIENTO?

El consentimiento es cuando una persona acepta tener algo sexual contigo -sea besarse, tocarse, sexo oral, sexo vaginal o sexo anal. Antes de hacer cualquiera de estas cosas, se necesita saber con total claridad que ambas personas lo quieren.

Esto significa que si quieres tener algo sexual con alguien, necesitas preguntar primero. Si no preguntas antes de empezar a tocar, besar o tener algo sexual con otra persona, y él o ella no dice “si”, entonces no tienes el permiso de esa persona, y lo que le hagas puede ser considerado violación o agresión sexual. Es por eso que obtener consentimiento es fundamental.

Pedir permiso/obtener consentimiento no es difícil o extraño. De hecho, permite que las cosas sexis sean menos incómodas y confusas cuando hay un consentimiento claro; tienes seguridad de que la persona con la que te encuentras quiere hacer las mismas cosas que tú.

El consentimiento es:

Dado con libertad. No está bien presionar, engañar o amenazar a alguien para que diga sí. Y no puedes dar consentimiento si estás borracho, drogado o desmayado.

Revertible. Está bien si dices “sí” y luego cambias de parecer -¡en cualquier momento! Aun si lo has hecho antes o ya estén los dos desnudos en la cama.

Estar informado/a. Solo puedes aceptar algo cuando sabes todo lo que implica. Por ejemplo, si te dicen que van a usar un condón pero luego no lo hacen, entonces no hay un consentimiento completo.

Estar entusiasmado. Cuando de sexo se trata, tienes que hacer lo que tú QUIERAS hacer, no lo que la otra gente espera de tí. Si la persona no se la ve entusiasmada (contenta, excitada o enérgica), detente y pregunta qué pasa.

Ser específico. Decir que sí a una cosa (como ir al dormitorio a tocarse y besarse) no significa que estás diciendo que sí a otras (como tener sexo).

Existen leyes que nos dicen quién puede dar consentimiento. Si la persona con la que te encuentras…

  • Está borracha o drogada
  • Dormida o desmayada
  • Por debajo de la edad legal de consentimiento o mucho más joven que tú
  • Con alguna incapacidad que afecte sus posibilidades de entenderte

…entonces No pueden consentir, y no está bien tener algo sexual con él o ella.

¿CÓMO SE SI TENGO SU CONSENTIMIENTO/APROBACIÓN?

El consentimiento es un “¡sí! claro, alegre y entusiasta. Todo lo demás, NO es consentimiento.

-Y, ¿cómo lo consigo?…

Simplemente pregunta. Pedir consentimiento es muy fácil: dí lo que quieres hacer y pregunta si quieren hacerlo también.

Un ejemplo: Realmente quiero besarte. ¿Quieres que te bese?

  • Si dicen “sí” y se ven contentos, esto es consentimiento, y puedes besarlos. ¡Disfrútalo!
  • Si dicen “sí” pero parecen dudar o preocupados, NO están consintiendo. Pregunta de nuevo, “¿Estás seguro/a? No tenemos que hacerlo”.
  • Si dicen “no”, o “no lo sé”, o no dicen nada, NO están consintiendo, y debes detenerte y preguntar qué sienten/piensan.
  • Recuerda: consentir a una cosa sexual no significa consentir a todas las cosas sexuales.
  • Está bien si tú o la otra persona con la que te encuentras dice “detente” en cualquier momento. Presta atención a lo que dice tu pareja, y si se muestran contenta o no.

Digamos que ligaste con alguien y todo marcha bien. Unas semanas después piensas que puedes llegar a ligar nuevamente. Necesitas obtener consentimiento nuevamente. No es suficiente obtenerlo una vez -tienes que pedir permiso cada vez.

Tienes derecho a decir “no” en cualquier momento, aun si ya has tenido sexo anteriormente. Es importante pedir consentimiento y comprobar cómo está la otra persona aun si estás en una relación seria y estable y has hecho algo sexual varias veces.

Si pides consentimiento y la otra persona dice “no”, no te lo tomes muy personal. No significa que hay algo malo contigo y no necesariamente significa que no le agradas a la otra persona. Cada persona tiene límites distintos.

Una vez que ya sabes que la otra persona no está cómoda con lo que le pides, tienes que detenerte y no insistir. No intentes hacerle sentir mal por haber dicho “no” ni trates de convencerles de que están equivocados o que se pierden de algo. Eso es una falta de respeto total y para nada divertido.

APRENDE A DECIR “NO”

¿Qué pasa si no quieres dar tu consentimiento para alguna actividad sexual? 

 Desafortunadamente, muchas personas no esperan a recibir tu consentimiento antes de empezar a tocarte, besarte, desnudarte, o hacer otras cosas de índole sexual con tu cuerpo. El decir que no quieres hacer algo puede a veces ser algo difícil. Es normal el preocuparse por si desilusionas a la otra persona, especialmente cuando te gusta. Pero no debes pedir disculpas ni dar explicaciones. Es suficiente con decir “no”, o “detente”.

Aquí te damos una lista de maneras alternativas de decir “no”:

  • Eso no me gusta.
  • No me interesa hacer eso.
  • No estoy lista para esto.
  • Hoy no me siento con ganas de hacerlo.
  • Me gustas mucho pero no quiero hacer esto ahora.
  • Solo haré eso si usas un condón.
  • ¿Qué tal si hacemos ____ en vez de lo otro?

Si la persona con la que te encuentras te presiona para que hagas algo, significa que no saben cómo respetar tus límites y eso no está bien.

Si dices que “no” o “detente/para/stop” a alguien y no se detienen, eso se llama agresión sexual. NUNCA está bien que alguien te toque de manera sexual sin tu permiso, y si esto sucede, NO es tu culpa. Si te han agredido sexualmente, has sido abusada o violada, debes pedir ayuda.